Patentar algo en nuestro país es sinónimo de lograr proteger nuestra creación ante los demás. Cuando hemos patentado algo, esto quiere decir que todo pasará a ser completamente de nuestra autoría, es decir, algo que nos pertenece a nosotros, puesto que hemos pagado un dinero para que la patente esté reconocida correctamente.

La patente en España es uno de esos procesos largos y tediosos, pero que si nos lo conceden, nos podría solucionar la vida completamente. Esto lo hacen los inventores de productos, los cuales deben poner por escrito ante el estado que el producto lo han inventado ellos, para que así la explotación del mismo esté totalmente protegida ante plagios de los demás.

No es lo mismo una patente que un derecho de autor, ya que un derecho de autor es simplemente que queda prohibida la copia y la divulgación del mismo sin permiso, teniendo el otro los derechos de explotación. La patente es algo más ya que es el reconocimiento de la autoría de algo, permitiendo que la puedas explotar libremente y que todo el que la quiera usar te tenga que pagar dinero.

Cómo patentar en España

Esto se debe renovar cada año y tiene fecha de caducidad, ya que a los 100 años de la invención no sólo se acaba la patente, sino que también los derechos de autor, pasando a ser tu producto de dominio público, es decir, que todo el mundo lo puede usar, explotar y modificar.

Este proceso es muy largo, siendo un proceso sólo apto para personas expertas. Si no es tu caso, te aconsejo que te pongas en manos de un abogado de patentes, un especialista encargado de asesorarte en estos casos, haciendo que te sea mucho más fácil conseguir la patente de un producto.

Aquí vamos a explicar un poco todo lo que necesitas saber, para que te vayas haciendo a la idea de todo lo que hay que hacer para pedir una patente de algo. Primero veremos los requisitos y luego todos los pasos que tienes que dar, para que así veas el proceso totalmente en profundidad.

Cómo patentar en España

Requisitos de patente

  • Que el producto sea totalmente original:
    El primer paso es que la patente que vamos a reproducir sea totalmente original, es decir, algo que nadie haya patentado. Esto se puede ver en el registro de patentes, algo que nos permitirá saber si lo que hemos inventado ya tiene algo parecido o idéntico. Es importante mirar antes de patentar, ya que hay productos que aunque parezca que aún no existen, ya han sido patentados por empresas, ya que como podremos ver a continuación, son productos que si que se pueden hacer de una forma realista y cumplen el resto de los requisitos puestos por la oficina de patentes en relación a patentar un producto en concreto.
  • Que se pueda inventar:
    Otra cosa que tenemos que tener en cuenta es que el producto que vamos a patentar debe ser un producto que se debe poder inventar, es decir, que con la tecnología que hay ahora mismo, se pueda llevar a cabo. Por ejemplo, no vamos a andar haciendo patentes de coches futuristas que funcionan con tecnologías hipotéticas, sino que debe ser un producto que se pueda construir de manera realista. Esto parece obvio, sin embargo, mucha gente lleva a las oficina de patentes estos productos, los cuales no son válidos. Por lo tanto, si tu producto aún no se puede hacer, debes tener en cuenta que debes esperar algunos años para patentarlos, cuando se invente la tecnología necesaria para hacerlo.
  • Que no sea un programa informático:
    Los programas informáticos son aquellos programas de software que funcionan en un sistema operativo para realizar una determinada función. Estos productos son creados prácticamente a diario, por lo tanto, son productos que sería muy costoso patentarlos. Por lo tanto, estos productos no se pueden patentar, bastando con tener derechos de autor y una licencia de uso para poder tener la propiedad sobre ellos. Esto también aplica a archivos informáticos como vídeos, música y demás, los cuales tienen derechos de autor, pero no se pueden patentar, ya que sino el proceso sería demasiado largo.
  • Que no sea obvia:
    Esto se hace para evitar a esos listillos que quieren patentar cosas como por ejemplo ir al baño, beber agua y demás. Esto lo pudimos ver en un programa muy famoso español llamado cruz y raya, el cual tenía la temática de hacer reír. En este programa , en un episodio aparecía el protagonista en la oficina de patentes, dispuesto a patentar cosas obvias. Para evitar estas acciones, esto está prohibido y no podremos patentar cosas que se realizan a diario.
    Cómo patentar en España

Pasos a seguir para patentar

  1. Solicitud:
    Lo primero de todo es acudir a una oficina de patentes con la solicitud de la misma. Esto realmente es un papel que hay que rellenar, en el cual vamos a explicar todo lo que necesitan saber sobre nuestro invento, ya que vamos a poder para lo que sirve, para lo que lo vamos a hacer el invento y los requisitos para ello. Ahora vamos a poner todo en el papel y a entregar la solicitud en la oficina de patentes.
  2. Examen previo:
    Para evitar que se cuele gente indeseada y demás patentes inútiles, todas pasarán un examen previo, en el cual se comprobará rápidamente si la patente cumple con los 4 puntos puestos anteriormente en los requisitos. En caso de cumplir, vamos a pasar al siguiente paso, el cual es el tercer paso de los pasos a seguir para patentar un producto.
  3. Comprobación de relevancia:
    Ahora vamos a comprobar la relevancia de la patente, es decir, que se va a ver si tu patente es útil para la sociedad o es algo que no nos va a servir para mucho. En caso de pasar el corte, nuestra solicitud estará preaprobada y ya hay muchas posibilidades de ganar el proceso y conseguir la patente.
  4. Publicación de la patente a los 18 meses:
    Después de año y medio, la patente podrá publicarse. Aquí tendremos la opción de continuar con ello o no(nos podríamos arrepentir). Además podemos escoger en qué países se aplica la patente, en nuestro caso en España, pudiendo patentar también en todo el mundo si queremos. Una vez que hayamos hecho esto, es hora de pasar a las cosas serias, es decir, a un examen a fondo de la patente, en el cual se comprobará si la patente es válida de verdad.
  5. Examen a fondo de la patente:
    Se acabaron las medias tintas, ya que ahora no sólo te van a hacer un pequeño examen de la patente, sino que el examen va a ser completamente a fondo. Aquí verán si la patente es útil, comprobarán si existen cosas parecidas, comprobarán con gran certeza si la patente es posible de realizar y verán si es algo realista y posible. Un tribunal de expertos se encargará de esta tarea y en caso de que haya algo mal, te dirán lo que tienes que cambiar para que salga adelante la patente de tu producto.
  6. Concesión de la misma:
    Si todo ha salido bien, saldrá la solicitud de que te han concedido la patente en España, por lo cual, estarás ya con pie y medio dentro del mundo de los inventores de manera oficial.. Sin embargo, aún quedan pequeños pasos por recorrer, los cuales son necesarios para poder explotar la patente. Como último dato, la patente se publica en el boletín europeo de patentes, un documento que recogerá todas las patentes que se van aprobando.
  7. Validar la patente en cada país donde se ha pedido la misma:
    Ahora debemos validar la patente en cada país donde la hemos pedido, un paso meramente burocrático, el cual servirá para comprobar si nuestra patente cumple con las leyes vigentes en cada país. Si por ejemplo nuestra patente sirve para emitir bromuro, será rechazada en aquellos países donde esta acción sea ilegal hacerla. Una vez que hayamos validado la patente,solo quedará un escollo más en el misma.
  8. Oposiciones e impugnaciones de la misma:
    A lo largo de la historia se han producido muchos plagios de patentes, en las cuales mucha gente ha copiado a otra sus invenciones. Antes no pasaba nada, sin embargo, ahora se ha puesto la opción de poder poner una oposición a la patente, por si acaso te han plagiado. Si por ejemplo tú eres una persona a la cual han plagiado la patente, es el mejor momento para poner una reclamación en este tribunal, el cual está especializado en impugnar patentes fraudulentas. No se tiene que impugnar la patente completa, sino que bastará con impugnar los pasos donde se nos ha realizado la trampa y el robo. Por ejemplo si has creado un coche que funciona con helio y has usado un sistema de otra persona para comprimir el aire, esta persona reclamará sólo por el sistema de aire, teniendo los derechos únicamente sobre este y no sobre el coche entero.
    Cómo patentar en España
  9. Recurrir la patente:
    Aparte de casos de plagio, también hay algunos casos donde no es que haya plagio, sino que se ha realizado una reclamación falsa de plagio. Aunque esto parezca enrevesado, ha ocurrido en múltiples ocasiones a lo largo de la historia. Esto hace que sea más complicado saber si una persona ha inventando algo realmente o no lo ha hecho, por lo tanto, se ha creado una especie de recurso, el cual puedes usar para tratar de seguir reclamando tu autoría y que desestimen las oposiciones e impugnaciones. Si por ejemplo, la persona que reclama el sistema de compresión de aire de tu coche no lo ha creado realmente, puedes presentar un recurso. Al igual que en el paso 8, debes presentar pruebas que demuestren todo esto, no bastando sólo con palabras para solucionar el problema, ya que si han pedido muchos papeles para hacer la patente, también los van a pedir para tirar abajo la patente.
  10. Renovar la patente:
    Felicidades, ya eres inventor y ya puedes empezar a ganar dinero con tu patente, pudiendo ya fabricarla, ceder derechos a otras empresas o incluso vender la patente a una gran empresa a cambio de dinero. Eso si, la patente es como el DNI, se debe renovar cada cierto tiempo o sino dejará de tener validez. Para renovar la patente, se debe pagar una pequeña tasa, algo que sirve para financiar todo el sistema de comprobación de patentes. En estos casos, hay que mirar si te sale rentable la patente o en cambio, no te reporta beneficios. Si no te ha dado dinero, puedes dejar la patente libre y dejar de pasar, pero si te da dinero, deberás aportar parte de ese dinero al estado, para que tu patente siga estando bajo tus dominios. Si vendes la patente, la responsabilidad de renovarla pasará a ser del que te la ha comprado y nunca del vendedor de la misma.
¿Te ha gustado?