Todas las personas pensamos en dinero, sea la razón por la que sea ese pensamiento está ahí. Unos para pagar facturas, otros para ahorrar pensando en tener un colchón para cuando lleguen las vacas flacas, otros en ahorrar para luego darse algún lujo o comprar algo que desea, y los más arriesgados por así decirlo piensan en invertir.

Para invertir ya sea 10€ o 10000 hay que hacerlo con cabeza fría sabiendo que esa inversión será fructífera y conociendo todos los riesgos y tomando la decisión que deseemos al respecto.

Es cierto que algunas inversiones tienen más riesgo que otras, pero también es posible que den más beneficios. Todo depende de lo que decidamos hacer al respecto.

Existen numerosas formas de inversión y en este artículo vamos a decirte cómo invertir tu dinero para que lo veas multiplicado como desees.

Este artículo también te interesará: Cómo Invertir en Bolsa

Antes de comenzar invirtiendo debes pensar con qué cantidad vas a hacerlo. Depende de la cantidad y de la forma en que quieras invertir tienes a tu disposición diferentes formas de inversión. Cuando estés pensando en la cantidad de dinero que vas a invertir debes pensar a su vez en el fondo de reserva.

El fondo de reserva es una cantidad de dinero que no tocarás en tus inversiones y que te permitirá salir de algún apuro económico. Nunca sr sabe lo que puede pasar y debes tener un fondo de contingencia para escapar durante esos meses poco favorables económicamente hablando. Este fondo te recomendamos que contenga la cantidad necesaria para cubrir tus gastos durante 6 meses.

Además cada mes, con el dinero que te sobre después de haber pagado tus deudas y gastos divide la cantidad, una parte irá al fondo de reserva y la otra a seguir invirtiendo si así lo deseas.

Otro dato que debes tener en cuenta es que antes de invertir tu dinero siempre es mejor que saldes todas tus deudas, sobre todo si son con alto tipo de interés, normalmente superior al 10%, este es el caso de las tarjetas de crédito, y pequeños créditos rápidos.

Si tienes un dinero ahorrado, digamos 3000e y los deseas invertir, piensa primero en saldar tus deudas con ese dinero y si sobra algo invertir o volver ahorrar después para invertir.

Ten en cuenta que, teniendo en cuenta el mismo capital, los intereses que ganarás siempre serán menores que los que tendrás que pagar y de nada servirá el esfuerzo, puesto que quien está ganando dinero en este caso son las agencias financieras.
Cómo invertir

Ten claros tus objetivos

Antes de ponerte a invertir de forma loca o porque sí, porque así lo deseas es convenientes que pienses sobre el tema y que establezcas tus objetivos. Piensa en el objetivo que tienes en mente para hacer alguna inversión y para qué vas a usar ese dinero. Pregúntate con qué objetivo vas a invertir y en qué plazo quieres conseguir la cantidad pensada.

¿Para qué es ese dinero que voy a invertir? ¿Se trata de una inversión para la jubilación? ¿Quieres crear un fondo para la universidad de tu hijo? ¿Quieres reunir el dinero suficiente para la entrada de algo grande que desees comprar?

Como ves las posibilidades son casi infinitas y tus objetivos y plazos para conseguirlo van a influir en la forma de inversión que elijas. Si eres joven y quieres ahorrar para la jubilación quizás te atrevas con alguna inversión de más riesgo, cosa que no haría la mayoría de las personas de edad avanzada, aunque siempre hay personas a las que no les disgusta asumir riesgos.
Cómo invertir

Planificador financiero

Existen planificadores financieros cuya misión es la saber qué inversiones son las más acertadas según cada caso teniendo en cuenta los capitales a invertir y los deseos de sus clientes.

Son personas que están siempre al tanto de todo lo que ocurre en los mercados financieros y las fluctuaciones que ocurren en él, de forma que será el mejor consejero para establecer tu estrategia de inversión y la mejor forma de diversificar tu cartera.

Los planificadores suelen cobrar entre un 1 y un 3% de los beneficios conseguidos, lo que en principio puede parecerte una completa barbaridad, pero, teniendo en cuenta que ellos van a hacerte ganar mucho dinero, no será para tanto. En cambio, tú por tu cuenta también puedes ganar con tus inversiones, pero debes preguntarte ¿ganaré tanto  dinero como lo haría un planificador financiero? ¿Me conformo con lo que conseguiré por mi cuenta o quiero conseguir mucho más?
Cómo invertir

Conoce los conceptos y datos básicos de una inversión

Cuando deseas invertir, sobre todo si lo vas a hacer por tu cuenta, es más que necesario que domines la jerga y los conceptos básicos para realizar una inversión.

Por lado debes saber que cuanto mayor sea la inversión más grande son los beneficios. Por supuesto, en estos casos suele darse una relación de proporcionalidad, cuanto mayor sea el capital que vas a invertir mayores serán los beneficios que te llevarás al final.

Cuanto mayor riesgo asumas mayores recompensas obtendrás. Cuando se trata de invertir grandes cantidades de dinero con un alto riesgo de inversión, las probabilidades de éxito son escasas, por lo que los inversionistas piden recompensas mayores. En estos casos debes pensar en si puedes afrontar el riesgo y si deseas hacerlo, teniendo en cuenta que las probabilidades de fracaso son mucho mayores que las de éxito.
Por otro lado, cuanto más segura sea la inversión, es decir cuánto menos riesgo asumas con tu inversión menos probabilidades hay de fracaso, por ejemplo, dejando el dinero en un plazo fijo, en una cuenta de depósito o invirtiendo en bonos las ganancias estarán aseguradas, pero serán mínimas.

Cuando se trata de invertir es muy importante poner en práctica la diversificación. Es mejor invertir tu dinero de forma diferente, de este modo no te lo “juegas todo a una sola carta”.

Por ejemplo si tienes 100 acciones en una compañía, tus beneficios dependerán únicamente de lo bien que le haya ido al negocio en ese tiempo. En cambio si inviertes  tu dinero en acciones de varias empresas e incluso en materia prima. Entonces el riesgo es menor y puedes compensar las pérdidas en una inversión pero recoger los beneficios del resto, y en caso de que todo fuese perfecto recoger beneficios de todas las inversiones, pero como esto no siempre ocurre es importante que te quedes con la parte de compensar tus pérdidas y ganancias para intentar que siempre tengas una parte de beneficio.
Cómo invertir

Si tienes tu cartera de inversión bien diversificada el riesgo que corres será menor.

A la hora de escoger qué acciones o materias primas comprar o vender es importante que razones tus motivos. No puedes fijarte solamente en la evolución de pérdidas y ganancias del último trimestre. Debes investigar y basar tus decisiones en la información que tienes, todos los inversionistas que tienen éxito tienen sus propias teorías de por qué la inversión escogida es la mejor o la que les ha interesado más escoger. Por ejemplo si quieres invertir en el Dow Jones algunas razones que te pueden llevar a ello.

Si inviertes (sobre todo en el caso de acciones) en períodos de muy corto tiempo tus ganancias serán mucho menores que si invirtieses a largo plazo. Los mercados de valores son impredecibles, y nadie puede asegurarte de que tus acciones en un día van a ganar un buen beneficio, ni siquiera se puede asegurar de que ese día vaya a generar algún beneficio, por ello no es recomendable invertir en plazos de pocos días, en cambio si inviertes en períodos más largos tus pérdidas y ganancias se compensarán, y lo más común es ganar cerca de un 10% de beneficios con tus acciones. Por otro lado debes saber que cada compra y cada venta tiene un coste conocido como tasas, si compras y vendes en períodos de tiempo muy cortos estarás siempre costeando estas tasas, incrementando la parte de pérdidas, en cambio a largo plazo únicamente pagarás una vez por la compra y otra por la venta, de forma que tus beneficios no se reduzcan demasiado.

Aprovecha a comprar cuando el mercado de oferta sea mayor que el de demanda, es decir, que se venda demasiado en comparación con la gente que está interesada en eso. Es el caso de los productos inmobiliarios, en un escenario en el que hay un boom de ventas de inmuebles y pocas personas interesadas en comprar, el precio de los inmuebles será más bajo, y es ahí cuando debes aprovechar para comprar. En el caso de las acciones, éstas pueden bajar no porque no tengan demanda, sino por algún problemilla esporádico en la empresa, una liquidación, etc. En este caso deberás aprovechar para comprar tus acciones a bajo precio y esperar a que se recupere y venderla a un precio mayor, (esto puede llevar tiempo, pero si has invertido bien, cuando la empresa recupere el precio de sus acciones este puede ser muy elevado y entonces ganarás mucho con la diferencia).
Cómo invertir

Siempre puedes comenzar invirtiendo en fondos de depósito a corto o largo plazo, son seguros y te permitirá adentrarte en este mundo poco a poco, de forma que no tendrás tu dinero siempre disponible y puedes ir haciéndote a la idea de intentar ir arriesgando más. Si decides comenzar arriesgando debes estar preparado para soportar las pérdidas. En este sentido te hemos comentado que las inversiones no son 100% seguras, por lo que prepárate mentalmente para ese posible hecho.

Con estos consejos sobre cómo invertir seguro que ya tienes claro los pasos para hacerlo y comenzar a rentabilizar tus ahorros y obtener unos ingresos e

¿Te ha gustado?