Las apuestas deportivas y todo lo que rodea a este mundo está cobrando cada vez mayor impulso alrededor del mundo. Las personas, cada vez más jóvenes, se suman a una iniciativa que consiste en invertir dinero en realizar diferentes tipos de pronóstico de diferentes tipos de deporte, especialmente apostar en fútbol, y mercados con el objetivo de acertar lo que se predijo anteriormente para ganar el dinero que se haya acordado con la casa de apuestas. Esto básicamente es la cuota, que es más alta o más baja en función del nivel de dificultad que tenga el pronóstico realizado por el usuario anteriormente al inicio de los encuentros.

¿Qué son las apuestas deportivas?

Las apuestas deportivas son el juego más divulgado que mezcla deportes y azar, además de la quiniela. El fútbol es el deporte rey tanto a nivel de aficionados como de pronósticos hasta el punto que algunas personas llegan a realizar pronósticos en ligas menores como las del norte de Europa o incluso el mercado asiático. Además del fútbol, el tenis es otro de los deportes favoritos de los usuarios. Incluso, se han destapado múltiples casos de escándalos a nivel de apuestas en categorías menores como Challengers o Futures de jugadores que se habían dejado ganar para contentar a aquellos usuarios que habían invertido una gran cantidad de dinero en su contra, a cambio de una comisión del premio conseguido por el pronóstico realizado. Uno de los públicos mayoritarios en el mercado de las apuestas deportivas son los jóvenes de entre 18 y 25 años, que ven en este mercado de azar una forma sencilla de conseguir dinero fácil y de una forma divertida.

Sin embargo, este tipo de prácticas pueden acabar cegando a los jugadores. Los mercados de apuestas deportivas están realizados de una manera donde la casa siempre gana y, por tanto, conseguir vencer de forma asidua requiere preparación y conocimientos previos. También se debe prever posibles contratiempos que puedan arruinar nuestro pronóstico. Más allá de los consejos que te daremos a continuación para ser más efectivo a la hora de vencer en apuestas deportivas, el principal principio es el de jugar con cabeza. Las apuestas deportivas pueden ser tan divertidas como el creador de verdaderos dolores de muelas. Nunca utilices dinero que no te puedes permitir gastarte para realizar pronósticos. No olvides que debes ser capaz de cubrir tus necesidades básicas y las de tu familia y, por tanto, ser previsor. Actividades delictivas, como hurtos o robos, junto con divorcios vienen por culpa del juego. No hay que arruinar la vida de uno por un simple juego. Otro de los grandes problemas relacionado con el juego es intentar recuperar lo perdido. Hagamos una partida para utilizar en el juego y juguemos solo esa cantidad de dinero, independientemente que se acabe ganando o perdiendo.

El juego deja de ser divertido cuando se convierte en una adicción. Mide también el tiempo que dedicas al juego. Nunca dejes de lado el trabajo o el tiempo a los estudios, por juego. No olvides que es un pasatiempo más, que deja de serlo cuando se convierte en tu principal fuente de ingresos. Ganarse la vida con el juego está al alcance de muy pocos y, por tanto, nunca debe ser nuestra forma de vida. Las casas de apuestas, como medida de responsabilidad social corporativa, se toman muy en serio estos aspectos. La mayoría permiten situar un límite de dinero invertido en apuestas. Cuando se llegue a ese límite, el sistema no permitirá ingresar más dinero. Además, también permiten a los usuarios darse de baja de forma indefinida o por el tiempo que ellos deseen si quieren descansar de invertir en el juego. El Estado también pone a disposición de la población un directorio por el cual, los que se apunten tendrá prohibida la entrada a cualquier tipo de sala de juegos y participación en los diferentes tipos de Loterías y Apuestas del Estado.

Ventajas de realizar apuestas deportivas

Con todo, y siempre que se haga de forma consciente y sin perder el norte, realizar apuestas deportivas cuenta con numerosas ventajas. Las más destacadas son las siguientes:

  • Dar emoción a los deportes. Quizás eres un aficionado al mundo del deporte pero solo sientes la adrenalina cuando juega tu equipo. Invirtiendo dinero en algún partido es una forma de darle otro color hasta al encuentro más aburrido que exista.
  • Conocer otras personas. El mundo de las apuestas deportivas, aunque parezca mentira, cuenta con grupos en redes sociales. Mientras intentas ganar dinero, también puedes establecer nuevas relaciones y conocer gente de alrededor de todo el mundo.
  • Ganar dinero viendo lo que más te gusta. Muchos opinan que el mejor regalo es ganar dinero con aquello que te apasiona. Vincular el trabajo a nuestra pasión es la mejor de las opciones. Aunque es realmente complicado que se acabe convirtiendo en nuestra fuente de ingresos principal, las apuestas deportivas pueden abrir un nuevo frente para ganar dinero.
  • Encontrar un trabajo. Las casas de apuestas deportivas también necesitan múltiples empleados para ponerse en marcha. En este sentido, si eres un apasionado del juego pero no quieres arriesgar tu capital también puedes intentar contactar con las principales empresas de gambling y enviarles tu currículum por si existiera alguna vacante.

Así, las casas de apuestas ofrecen numerosas opciones para todas aquellas que sientan algún tipo de curiosidad o gusanillo por este mundo. Puedes introducirte como jugador de apuestas deportivas si te apasiona el deporte y quieres invertir capital sintiendo la adrenalina que implica seguir algún tipo de encuentro con la necesidad que ocurra algún tipo de circunstancia para acabar ganando dinero. En otros casos, también puedes buscar un trabajo y desarrollar una carrera profesional si, en cambio, tu máximo deseo es vincular tu vida al mundo de las apuestas pero desde el otro lado de la barrera. No a todo el mundo que le gusta el mundo de las apuestas quiere vincularse a él exclusivamente como un jugador.

Cómo ganar apuestas deportivas

El gran secreto de las casas de apuestas está en el azar aunque no llega a niveles de la ruleta. En muy pocas ocasiones, la casa perderá dinero en algún encuentro. Ten en cuenta que si tu ganas, otros muchos pierden. Sin embargo, a la hora de encarar una apuesta te contamos siete consejos que puedes tener en cuenta:

  1. Apuesta por valor, y nunca por número. Uno de los grandes errores de numerosos jugadores es realizar combinadas demasiado elevadas a nivel de número de partidos, con cuotas muy bajas y requiriendo muchos partidos. Por estadística, sale más a cuenta apostar a varios partidos a una cuota más elevada, que a diez de cuota baja y, donde por probabilidad, uno puede fallar y arruinar la apuesta.
  2. Diferencia entre fútbol y otros deportes como tenis o baloncesto. El factor del empate debe tenerse en cuenta a la hora de valorar apuestas. En algunos deportes como baloncesto, tenis o béisbol, el empate no existe y, por tanto , la opción de acertar es del 50%. En fútbol, a nivel de probabilidad, tenemos un 33,3% de opciones de acertar un pronóstico.
  3. Documentarse antes de realizar apuestas. Es otra de las grandes claves. Muchos aficionados prefieren coger partidos de forma aleatoria y apostar por aquel equipo que tenga la cuota más baja. En numerosos casos acabaremos perdiendo. Es preciso documentarse antes del partido analizando cómo llegan los dos equipos, y factores como lesiones, sancionados, estilo de juego…
  4. Fiarse de los expertos. En Internet podemos encontrar numerosos tipster en páginas web que realizan pronósticos utilizando su elevado conocimiento. De hecho, existen algunas páginas que ofrecen este tipo de servicio personalizado a cambio de un previo pago.
  5. Busca tus propias fórmulas. Se suele decir que cada maestrillo tiene su librillo. En mi caso, una de las técnicas que denominé “Regla de las tres docenas”, por su parecido a las apuestas a docenas en la ruleta, me ha dado muchos éxitos. En pocas palabras, las docenas en la ruleta se paga 3 a 1. Por tanto, si cubrimos dos de las tres docenas con una cantidad similar tenemos un 66,6% de opciones de ganar. Si lo llevamos al campo de las apuestas debemos buscar dos partidos con equipos muy igualados y que pinte a empate y apostar la misma cantidad a cada uno. Solo con que uno de los dos empate, al pagarse los empates por lo normal con cuotas superiores a 3 euros por euro apostado, ya estaríamos ganando dinero.
  6. No intentar recuperar las pérdidas. Es uno de los principales problemas a los que se enfrentan los jugadores. La adrenalina y la necesidad de querer recuperar lo perdido lo más rápido posible pueden hacernos entrar en un bucle que acabe con enormes pérdidas monetarias para nuestro bolsillo. Cabeza fría ante todo.
  7. Tener consciencia del presupuesto que empleamos. Por ello, es especialmente recomendable elaborar un documento Excel donde controlar todo aquel dinero que invertimos en apuestas, y el resultado de cada una de las apuestas. Sabremos con claridad el dinero que empleamos en juego, y además, también si obtenemos grandes ganancias lo podemos controlar a nivel fiscal en la declaración de la renta. Sin duda, el manual perfecto para jugar.
¿Te ha gustado?