En los tiempos actuales de crisis económica, abrir una tienda es una forma de emprendimiento que permite crear empleo, tanto para quienes ponen en marcha el negocio como para los empleados que se puedan necesitar.

Abrir una tienda también es una aventura en varios sentidos, pues en muchas ocasiones se trata de plasmar un sueño y a la vez de afrontar un riesgo, pues el fracaso es una posibilidad que nunca hay que descartar y que hay que prevenir cuidadosamente.

Será necesario tener algún capital y mucho conocimiento del sector en que vas a trabajar con tu tienda, mucho entusiasmo y grandes cantidades de esfuerzo, energía y dedicación. Si estás pensando en crear tu propio negocio, hay varios datos y claves que te serán de gran ayuda para que sepas cómo abrir una tienda con las mayores garantías de éxito posible, y que te damos a continuación.

¿Que necesitas para abrir una tienda?

  • Capital
  • Una idea de negocio clara
  • Un plan de negocio
  • Un local

Cómo abrir una tienda

Instrucciones para abrir una tienda

  1. ¿Qué tienda? Lo más primario es decidir qué tipo de tienda quieres, qué es lo que quieres vender, dada la variedad de sectores en los que te puedes encuadrar: alimentación, moda, hostelería, telefonía, deportes, ferretería, librería, etc. Hazte preguntas como: ¿Cubre alguna necesidad o carencia en el barrio o zona, puedo ofrecer algo que sea distintivo y que no ofrecen otros? Obviamente, si has trabajado en alguna tienda y tienes experiencia en un sector concreto, es muy recomendable que sigas en él. Si, en cambio, te interesa entrar en otro campo porque tienes ese sueño o ilusión en abrirte camino en un sector específico, es fundamental que te documentes sobre las formas de trabajar en ese área: qué productos son los que más se venden, márgenes de beneficio, qué proveedores hay, cómo es la competencia en las inmediaciones, necesidades de personal y maquinaria o mobiliario, etc…
    Te aconsejamos estos artículos donde te explciamos:
    Cómo Abrir una Tienda de Ropa
    Cómo Abrir una Frutería o Tienda de Verduras y Frutas
  2. Un plan de negocio. Una vez que has decidido qué vas a vender y qué tipo de tienda quieres abrir, es hora de diseñar un plan de negocio. No tienes que ser un licenciado en ciencias empresariales para prepararlo, pues puedes encontrar modelos muy detallados en las webs de Comercio de los departamentos gubernamentales y en las de muchos ayuntamientos. Puedes dirigirte directamente a tu consistorio para informarte, donde es muy probable que te puedan asesorar de forma específica. Otro lugar donde podrás recabar la información y el apoyo que necesitas son las cámaras de comercio locales.
  3. ¿Qué es un plan de negocio? Un plan de negocio es el planteamiento del futuro a corto y medio plazo de tu tienda, con cifras y datos. En él desarrollas el concepto de tu negocio, los clientes a los que va dirigido, los proveedores con los que contarás, el tamaño y la estructura física de la tienda, con datos del número de personas que calculas que puede pasar por delante en función del nivel comercial de la calle y la zona o barrio donde está ubicada, el porcentaje de personas que calculas que puede entrar a preguntar y mirar, y el número de clientes que calculas que puedes tener mes a mes, de forma estimativa, junto con la progresión porcentual y numérica que calculas que tendrás en clientes y en ventas. También deberás incluir el arco de precios de tus productos, el precio medio de los mismos, el margen de beneficios diario y mensual, así como el coste unitario medio y por grupo de productos que vendes, los costes de alquiler mensual o hipoteca, o en su caso, la inversión en la compra del local, los costes del mobiliario y máquinas y ordenadores que vayas a necesitar, salarios del personal, importes de la Seguridad Social, impuestos locales y generales.
  4. Papeles y licencias. Deberás solicitar una licencia de apertura municipal, lo cual puede llegar a tardar varios meses… o muchos meses, dependiendo de la localidad. La puedes solicitar en la Junta de Distrito si la hay o directamente en las oficinas del Ayuntamiento, donde también deberás tramitar cualquier reforma que requiera tu local, así como los impuestos municipales que pueda haber por tu actividad comercial.Cómo abrir una tienda
  5. Gastos de apertura. Por otro lado, tienes que registrarte ante las agencias de Hacienda y de la Seguridad Social para registrarte en el Impuesto del Valor Añadido (IVA), gestionar el nombre o marca que tendrá, darte de alta bien como autónomo, bien como sociedad -con un coste mayor que si eres autónomo-, abrir una cuenta bancaria para tu empresa, dar de alta el sistema de pagos con tarjeta de crédito o débito, si es un servicio que quieres ofrecer, y también tendrás que darte de alta en las compañías respectivas de electricidad, teléfono y gas y agua. Además deberás plantearte las reformas de habilitación de la tienda, ya sea con obras o sin ellas, y en su caso encargar tales obras a alguna empresa especializada.
  6. Nombre y publicidad. Piensa tranquilamente en el nombre que quieres darle a tu tienda, pues será el nombre con el que te conocerá todo el mundo, tus clientes, la vecindad, los proveedores, y con el que te recordarán cuando piensen en los productos que puedan necesitar y que tú vendes. Deberás registrarlo en el Registro Mercantil, con un pequeño coste o tasa, lo que te protegerá de que nadie lo copie o use. Después piensa en la publicidad que quieres darle a tu nueva tienda, dependiendo del presupuesto con que cuentes: octavillas, buzoneo, en medios de comunicación, en marquesinas y carteles, etc. Y no olvides las redes sociales, hoy en día fundamentales para darse a conocer, así como una página web o un blog donde difundas tus ofertas y detalles de tus productos.

Consejos para abrir una tienda

  • Es importante que conozcas a fondo el sector en el que se encuadra la tienda que quieres abrir, o si no tienes experiencia, te documentes lo más profundamente que puedas, consultando a quien sí la tiene e incluso a profesionales que te puedan asesorar.
  • Te ayudará mucho a salir adelante tener una gran fe en tu proyecto, que estés dispuesto a resistir, y que te plantees un primer periodo de funcionamiento presidido por la austeridad en el gasto y pensar en la reinversión continua de los beneficios que puedas obtener en mejoras de la propia tienda.

Cómo abrir una tienda

 

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.