Llevar una vida equilibrada es uno de los grandes objetivos de cada uno en la sociedad. Se suele decir que la calidad de vida por conseguir dicho balance. Un balance que te permita compaginar tanto una actividad profesional que te aporte un buen sueldo a final de mes a tu cuenta bancaria, con una vida personal en la que puedas disfrutar tanto de tu familia como de tus amistades. En muchas ocasiones, incluso, se suele querer un sueldo menor pero que permita equilibrar una vida personal-profesional totalmente plena.

¿Qué es el balance Work Life?

El balance Work Life no es más que un anglicismo que señala la posibilidad de conciliar el trabajo con la vida personal de cada uno. Los horarios laborales en España son un tema de debate en el Congreso de los Diputados en los últimos años, ya que a nivel europeo es uno de los países en las que mayor dificultad existe para dicha conciliación. Mientras en países como Alemania, Gran Bretaña o Francia, la mayoría de trabajadores empiezan a las ocho y acaban a las cinco de la tarde, en España muchos no lo hacen hasta las siete o las ocho de tarde. Se pasa más horas en la oficina, pero eso no significa alcanzar una mayor productividad, como reflejan los estudios. El tiempo para comer es otro de los grandes debates. En nuestro país se cuenta, en algunos casos, con dos o tres horas para ello, lo que alarga mucho la jornada laboral provocando que no se pueda compaginar con una actividad deportiva o familiar rutinaria entre semana. En el resto de países europeos, el tiempo libre por la tarde es mucho mayor.

Sin embargo, esto está empezando a cambiar en la mayoría de start-ups y empresas del tipo tecnológico. En este tipo de compañías,especialmente en las relacionadas con la informática, el trabajador tiene la obligación de realizar un total de 40 horas semanales teniendo la libertad de organizarse la jornada como le plazca. Muchos hacen jornada intensiva cada día entrando a las siete de la mañana y saliendo a las tres del mediodía. Otros, en cambio, optan por realizar media hora más de lunes y jueves, trabajando un total de dos horas extra. De esta forma, los viernes solo tienen que trabajar un total de seis horas y disfrutar de un fin de semana largo. En algunos países, como Nueva Zelanda, se está yendo un paso más allá. Se hizo un experimento en el que los trabajadores podrían disfrutar de fines de semana de tres días sin que su sueldo se viera perjudicado. Los resultados fueron excelentes aumentando el apego de la plantilla hacia la compañía, y también su rendimiento.

Otros aspectos también inciden a la hora de conseguir este balance entre vida laboral y trabajo. Las vacaciones son otro de los temas más controvertidos para aquellos que quieren disfrutar del verano. La mayoría de estudios y encuestas señalan que es muy difícil que alguien desconecte completamente del trabajo, durante su período vacacional. La llegada de los smartphones y las nuevas tecnologías no ha hecho más que añadir algo más de dificultad para conseguir este objetivo, que es tan necesario para muchos psicólogos. La calidad de vida, de hecho, va muy relacionada con nuestra capacidad de saber elegir los momentos sabiamente. Hay momentos para concentrarse en el trabajo y buscar la máxima productividad pero también los hay para desconectar y olvidarse de todo.

Beneficios del Balance Work Life

Con todo, existen numerosos beneficios en conseguir dicho balance Work Life, que tanto ansían las personas en conseguir a lo largo de su vida. Los más destacados son los siguientes:

  • Aumentar la felicidad. Aquellos que consigan este objetivo sentirán una felicidad completamente plena, y les repercutirá en muchos beneficios neuronales y psicológicos.
  • Estilo de vida más saludable. Obviamente, si conseguimos tener más tiempo para nosotros lo podemos dedicar a llevar una dieta saludable, pues podremos comer con tiempo, sin estrés, y además poder realizar deporte.
  • Ahorrar dinero. Una mala conciliación laboral y personal suele conllevar psicólogos y divorcios. Un dinero que nos podremos ahorrar si podemos evitar dichos problemas con un buen balance.
  • Mayor productividad. Al estar más felices, también conseguiremos ser más productivos ya que tendremos más ganas de trabajar porque nuestro estado de ánimo será más alto.

Cómo llevar un Balance Work Life

Es muy bonito y puede parece utópico plantearse llevar un balance Work Life totalmente perfecto. Sin embargo, si es tu intención te ofrecemos diferentes opciones que puedes utilizar para conseguir dicho objetivo. El primer paso, y uno de los más importantes, es descubrir que es para nosotros llevar una vida totalmente equilibrada y poder conciliar nuestros momentos profesionales y personales. Debes tomarte tu tiempo, e incluso puede ayudar realizar una ilustración de lo que podría ser tu día ideal, desde que te levantas hasta que te vuelves a dormir. Enumera todas las actividades que te gustaría realizar, y el momento en el que querrías llevarlas a cabo. Obviamente, siempre aportando una dosis de realismo que haga que pueda llegar a cumplirse independientemente de la situación económica en la que te puedas encontrar.

Dividir las actividades en tres apartados te puede ayudar, tomando en cuenta las necesidades que uno puede tener en el momento de crear la lista. Debes tomar en cuenta que debe haber momentos para aprender y cultivar la mente, ya sea a través de la lectura o del visionado de documentales. Por otro lado, también debes ser capaz de encontrar una estabilidad emocional. En este caso, si tienes pareja o hijos debes encontrar momentos para estar con ellos. Además, especialmente si realizas un trabajo en oficina en el que puedes llegar a pasar muchas horas sentado, el apartado físico cobra una enorme importancia. Realizar deporte también aportará beneficios en el apartado emocional. En este sentido, a la hora de planificar tu día ideal también puedes dividir las actividades en estos tres apartados. El transporte y qué coche comprar también puede entrar en juego.

Una vez realices la planificación, toca el momento de llevarla a cabo. Si estás buscando trabajo intenta adaptarte a alguno que puedas llevar a cabo esta planificación, y que tengas la libertad de organizarte el día. Por ejemplo, los funcionarios suelen contar con un horario de jornada intensiva de siete horas, en las que se trabaja de 8 a 3 de la tarde, excepto los jueves donde deben quedarse hasta las 17 horas. Tampoco olvides las start-ups o las empresas de nueva creación donde suelen dar mayores facilidades a los que empiezan a trabajar con horarios bastante más rentables en los que se puede compaginar las actividades. Por ello, tener mayor libertad horaria te permitirá poder planificar mejor ese día ideal. Por otro lado, la parte de remuneración y el dinero que podamos ganar en 30 días. también es importante especialmente para aquellos que les gusta viajar y tener unas buenas vacaciones. Así, a la hora de planificar tu jornada también debes tener en cuenta esta tesitura. Conocer lo que puedes llegar a ganar, de acuerdo a tu ocupación, te permitirá encontrar un reflejo más fiel de tus posibilidades. Con todo, encontrar el balance Work Life es uno de los grandes objetivos de todo el mundo cuando empieza a trabajar. Puede parecer una tontería pero la calidad de vida y la felicidad que podemos tener en nuestro día a día dependerá en gran medida de poder encontrarlo.

¿Te ha gustado?