Uno de los mayores temores de los amantes del dinero y del capitalismo son las temidas comisiones, las cuales son una serie de tasas que te cobran por hacer un determinado producto.

Prácticamente todo el mundo cobra comisión por algo, ya que si lo miramos bien, es la única forma que tienen de poder mantener el sistema de atención al cliente que tengan.

Lo malo de las comisiones es que son de estas cosas que muchas veces vienen sin avisar, algo que te va a confundir y a deshacer todos tus cálculos financieros iniciales.

Por ejemplo, imagínate que tienes que enviar dinero y lo tienes justo. Ahora imagínate la cara de sorpresa que se te va a poner cuando vayas a la empresa de envío de dinero y veas como te han cobrado comisión y por lo tanto, no has mandado todo el dinero, lo cual hará que tengas que hacer un segundo envío junto con sus comisiones. Al final has perdido tiempo y dinero y todo por lo hacer una buena planificación.

Como sabemos que unas malas comisiones te pueden estropear un cálculo perfecto, te diremos que la solución es siempre tener calculadas estas comisiones, las cuales si tienes controladas, podrás ajustar complemente tu economía hacia las mismas.

Una persona que tiene calculadas todas sus comisiones, es capaz de gestionar mejor su dinero y es capaz de incluso ahorrar dinero, algo impensable en estos tiempos de gasto. Sin embargo, una persona que no sepa calcular las comisiones está incurriendo en un gran riesgo, el cual consiste en que no le llegue el dinero y acabe pagando caro el precio.

Por estos y más motivos, hoy te traigo un artículo de cálculos financieros, en el cual vamos a aprender a calcular las comisiones que te toquen pagar de un determinado producto o servicio. De esta manera, ya nunca más te pillará de sorpresa una comisión de este tipo.

Instrucciones para calcular comisiones

  1. Mirar datos de la comisión:
    Lo primero que vamos a hacer es mirar todas las comisiones que nosotros solemos pagar en cada cosa que hagamos. Normalmente, las empresas están obligadas a tener apartados por ley de lo que nos van a cobrar por hacer un determinado producto o servicio, algo que hará que nos podamos enterar fácilmente de cuanto dinero vamos a pagar. Esto lo podremos encontrar seguramente en la página web de la empresa que nos cobre comisiones. Por ejemplo, en algunas empresas hay un apartado de preguntas frecuentes y en el mismo, se indican todas las comisiones que pagarás y que estás pagando por hacer estos servicios en esta empresa. Al mirar todo esto, debemos anotar todos los números que veamos, los cuales son los que después vamos a utilizar para calcular las comisiones que correspondan.
    Cómo calcular comisiones
  2. Distinguir entre el tipo de comisión:
    Las comisiones, al igual que el resto de males de este mundo,no sólo aparecen en una sola forma, sino que son de esas cosas que aparecen de diferentes maneras. Hay que distinguir tres tipos de comisiones para poder hacer el cálculo correctamente. En primer lugar tenemos la comisión por porcentaje, en la cual se te cobra un tanto por ciento de lo que pagues, es decir, que si tienes una comisión del 4% y sacas 100 euros, vas a perder 104 euros en vez de 100. Luego tenemos la comisión fija, la cual no varía dependiendo de la cantidad. Por ejemplo, en Western Union te cobran 20 euros de comisión por enviar dinero, sea la cantidad que sea. Finalmente tenemos el tipo mixto, el cual cobra tanto una tarifa fija como una variable. Por ejemplo los cajeros de una compañía bancaria cobraban 2 euros por sacar dinero más un 1%, los 2 euros no varían pero el 1% querrá decir que a más dinero saques, más pagarás. Eso si, también nos vamos a tener que fijar en los mínimos y en los máximos, ya que muchas veces hay un mínimo de comisión que se debe pagar siempre(aunque el porcentaje indique lo contrario) y una comisión máxima a pagar, la cual no subirá aunque gastemos más dinero.
    Cómo calcular comisiones
  3. Coger la calculadora:
    Una vez ya sabemos la procedencia de las comisiones, hemos visto la cantidad que son, el tipo que son y hemos comprobado sus máximos y mínimos, es hora de coger la calculadora y calcular las comisiones que estamos pagando o que vamos a pagar. Por ejemplo, si has gastado 200 euros con un 2% de comisión, vas a tener que pagar 204 euros, no 200 euros. Este es un cálculo fácil, el cual se complica más si hay otras variables, como por ejemplo comisiones fijas más variables, cambios de divisa y demás. Por ejemplo, si nos dice que son 20 dólares de comisión más un 10%, tendremos que convertir los 20 dólares en euros y luego añadir el 10% a nuestro precio en euros, sumando todo. La cosa es tener paciencia, usar mucho la calculadora y anotarlo todo para que todo nos quede completamente cuadrado.
¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 25,00% le ha gustado.