Una de las fórmulas financieras más eficaces que existen es el llamado valor actual neto o VAN, una fórmula que nos permitirá calcular fácilmente si invertir un dinero nos está dando dinero o nos lo está quitando.

En estos tiempos que corren, mucha gente decide invertir su dinero en negocios, algo que le podría salir rentable o no según el tipo de negocio y según el tipo de inversión,el interés y el rendimiento.

Aunque parezca paradójico, aunque la gente invierta su dinero, muchas veces invierten un dinero prestado, el cual luego deberán devolver al banco con sus respectivos intereses. Al tener que pagar intereses, hace falta un fórmula rápida que nos diga si vamos a ganar o a perder dinero en una determinada operación.

Este es el caso del VAN, una fórmula creada para calcular muy fácilmente la cantidad de dinero que vamos a ganar en una inversión si tenemos dinero prestado. Esta fórmula lo consigue gracias a un sistema en el cual pondremos el dinero que nos han prestado en números negativos y luego le sumaremos los rendimientos que nos han dado. Esto sería una simple suma, así que para que sea un VAN hay que dividirlo por el sumatorio de 1 más el interés que nos haya pedido el banco.

Si el número nos sale positivo, es que vamos a ganar dinero con la operación, pero si nos sale negativo, va a querer decir que vamos a perder dinero con la operación y que no nos sale rentable hacerlo.

Como podrás ver, esto del VAN te puede ayudar mucho antes de tomar una decisión, ya que hay mucha gente que te ofrece supuestos paquetes de inversión muy buenos, los cuales si luego analizas con el VAN no lo son tantos. Así que realmente si sabemos bien esta fórmula, vamos a evitar todo tipo de estafas.

Sin entretenernos más, vamos a aprender a calcular el VAN, es decir, a calcular el Valor Actual Neto de una inversión y ver si es una inversión que da dinero o en cambio lo hace perder.

Instrucciones para calcular el VAN

  1. Fórmula del VAN:
    Lo primero que tenemos que explicar es en qué consiste la fórmula del VAN, la cual consiste en una sencilla fórmula que proviene de la matemática financiera. La fórmula real es VAN= -X+Y1/(1+k)1+Y2/(1+k)2+Yn/(1+k)n. En esta fórmula, tenemos la variante X como el dinero que vamos a dar, el cual se pone en negativo porque lo hemos perdido al pagar la inversión,Y como el dinero que nos irán dando cada año y k como el tipo de interés que nos haya puesto el banco para devolver el préstamo. Realmente es una fórmula fácil de hacer, ya que tan sólo tenemos una suma de fracciones, en las cuales se debe sustituir las letras de la ecuación por los valores correspondientes. Si te has liado, no te preocupes, es normal, sin embargo, con un ejemplo lo entenderás rápidamente.
  2. Ejemplos:
    Yo soy partidario siempre de enseñar con algún ejemplo, ya que desde mi punto de vista, es la forma más rápida que tiene el cerebro humano para contrastar situaciones y comprobar si algo es cierto o no y comprobar también como se hace. En este caso, imagínate que le pediste al banco 10.000 euros para invertir, los cuales tienes que devolver al 1% anual, es decir, que ya sabemos X que es 10.000 y K que es 0,01. Un inversor nos propone que si le damos los 10.000 euros, nos va a dar 12.000 en dos pagos de 6000 euros cada uno. Si miramos el VAN, tendríamos VAN= -10000+6000/(1+0,01)1+6000/(1+0,01)2. La fórmula del VAN nos daría -10000+5940,59406+5881,7763, lo cual nos daría un resultado de 1822 euros de ganancia Neta. Aquí podemos ver que no íbamos a ganar 2000 euros limpios como parecía en un principio, sino que hemos ganado 1822 euros ,habiendo tenido que pagar unas comisiones de 178 euros al banco. Como podemos ver, con este cálculo vamos a ganar dinero, pero si por ejemplo nos diera un rendimiento de 10100 euros , estaríamos perdiendo dinero, ya que seguramente las comisiones acabarían superando lo que vamos a ganar invirtiendo.
  3. Otras fórmulas:
    Esta no es la única fórmula financiera que existe, ya que en este mundo, hay que estar siempre con los números, siempre con la calculadora y siempre haciendo todo tipo de cálculos, tanto cálculos simples como aquellos que sean un poco más complejos. Por ejemplo, tenemos la fórmula del interés compuesto, en la cual estaremos sumando el dinero que nos produciría ir invirtiendo los beneficios que nos da una operación aparte de lo que ya tenemos, haciendo que las ganancias crezca de forma exponencial. Además de este cálculo, también hay muchos más cálculos en la matemática financiera, un mundo apasionante que sin duda te recomiendo informarte sobre el mismo.
¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 0,00% le ha gustado.