¿Tienes el deseo de ingresar en el mundo empresarial? ¿Tienes idea de algún negocio que pueda ser rentable?… Si la respuesta a la primera pregunta es sí y a la segunda es no, no tienes de qué preocuparte.

Hay más de una persona en tu misma situación. Tienen el deseo de emprender pero se enfrentan al reto de no saber qué hacer o cómo comenzar.

Si tienes capital para iniciar, entonces gozas de una gran ventaja a tu favor. Como sabes, el dinero es el que mueve al mundo y, quienes lo tienen, pueden aprovechar mejores oportunidades para “ser alguien en la vida”.

De hecho, puedes emprender sin ni siquiera hacer el esfuerzo de crear un producto o un servicio propio. Puedes valerte de lo que otros ya han hecho, ¿cómo es esto posible? Comprando negocios ya creados.

Sí, es válido hacerlo, y no tienes por qué sentirte mal si no fue tu idea original. Hay personas que se dedican a eso. Es decir, a crear negocios para que otros los compren y puedan consolidarlos. Incluso, algunos lo hacen cuando estos ya han alcanzado ese nivel de éxito.

De manera que resulta ser rentable para ambas partes. Ellos consiguen su dinero y tú tienes la oportunidad de multiplicar el tuyo. Ambos se benefician.

negocios

Lo mejor del caso, es que no tienes que invertir tiempo en la creación del proyecto. Sabemos que esta puede ser la fase más compleja. Si lo tuyo no es el marketing ni nada que esté relacionado con eso, puedes aprovechar la oportunidad de comprar negocios, en lugar de crearlos.

Pero, ¿qué cosas debes tener en cuenta a la hora de tomar una decisión y ver qué negocio comprar? ¿Hay algún riesgo en trabajar de esta manera? De eso estaremos hablando en este artículo.

Instrucciones para comprar negocios

Comprar un negocio es una idea genial. Te ahorrarás mucho tiempo y todo el proceso engorroso que hay que hacer cuando se está principiando en el mundo de los negocios. Este es un gran atajo hacia el éxito.

Probablemente, puede que la empresa ya cuente con una cartilla de clientes, proveedores, empleados capacitados y otros aspectos importantes a considerar. De manera que te estarás ahorrando mucho tiempo al pasar por alto todo ese proceso. De hecho, algunos expertos afirman que comenzar un negocio desde cero puede tomarte de 3 a 12 meses.

Viéndolo así, podrías decir que todo lo que te ahorras no tiene precio. Sin embargo, ¿es eso así, o es importante tomar en cuenta algunos aspectos adicionales en la compra de un negocio?…

Comprar un negocio es un paso importante, estás arriesgando tu patrimonio y el de tu familia. Así que no tomes esta decisión a la ligera.

Antes de firmar cualquier documento de compra-venta, debes saber cuáles son las razones reales por las que se vende la empresa. Asegúrate de que no esté en quiebra, tenga deudas o problemas de algún otro tipo, ¿cómo puedes averiguarlo? Pregunta a todo el que puedas. Socios, trabajadores, proveedores, etc.

negocios

No desistas hasta esclarecer todas tus dudas. Recuerda que después que firmes el contrato, no habrá marcha atrás. Las razones reales por las que el empresario vende su negocio, no siempre son las que él manifiesta.

Así como debes estar informado de este particular, también debes estar al tanto de los éxitos y fracasos del negocio. De esta manera, podrás saber sobre qué base trabajar. En otras palabras, los éxitos te mostrarán el camino a seguir. Mientras que los fracasos, te dirán qué errores no volver a cometer.

También debes conocer cuál es la historia detrás del producto o servicio que se presta. Conocer sus antecedentes, te permitirá proyectarlo hacia el futuro. Piensa en qué cosas puedes hacer para mejorar lo que ofreces. Renovarse siempre es una opción a considerar.

No olvides conocer cuál es su posición, con respecto a la competencia, en el mercado. ¿Qué tan actual es? ¿Aún satisface las necesidades de los clientes? ¿Se trata de un producto exclusivo? ¿Genera algún tipo de intimidación entre la competencia más cercana? ¿Tiene potencial?

Por supuesto, todo buen comerciante sabe que el cliente siempre es el que tiene la razón. Por lo que no debes dar por sentada cuál es la opinión de las personas sobre lo que ofreces, sea un producto o un servicio.

¿Tiene una buena reputación la empresa dentro de la comunidad? ¿Es una opción rentable para los clientes? ¿La eligen por encima del resto de la competencia?

Es cierto que son muchas cosas las que debes considerar. Sin embargo, recuerda lo que está en juego. Si haces una buena movida, habrá valido la pena todo el esfuerzo. Pero, ¿qué otras cosas necesitas tomar en cuenta? Presta mucha atención a lo que te diremos en el siguiente subtítulo. Te será útil.

¿Que necesitas para comprar negocios?

Naturalmente, no comprarás un negocio que apenas empieza, ya que los riesgos serían mucho más grandes, por más que te parezca que tiene potencial y que puede ser rentable. Recuerda que los negocios necesitan cierto margen de tiempo para lograr su consolidación en el mundo comercial, y más si vives en un país cuya economía es muy cambiante e inestable.

negocios

En vista de lo anterior, es necesario que tomes en cuenta el comportamiento de sus ventas y las ganancias que ha podido generar, al menos en los últimos tres años. Eso te dará la oportunidad de conocer qué tan constante es el negocio.

Por supuesto, hay negocios que funcionan mejor en ciertas temporadas. Por ejemplo, si la empresa fabrica y distribuye materiales de impermeabilización, las ventas se incrementarán considerablemente en épocas de lluvia, puesto que, por lo general, las personas esperan hasta esa época para hacer las reparaciones pertinentes a los techos de sus domicilios o de sus negocios.

Ahora bien, también es importante que conozcas cuál es el comportamiento del flujo de caja, de igual manera en los últimos tres años. Así estarás al tanto de la cantidad exacta de los activos líquidos de la empresa en ese determinado período de tiempo.

Relacionado con esto, debes examinar cuál es el valor en libros y el valor real del patrimonio total de la empresa. Por lo general, estos dos no suelen coincidir. De modo que estarás consciente de la situación y evitarás que te metan gato por liebre. Es decir, que seas víctima de un engaño.

La verdad es que, aun tomando las medidas preventivas pertinentes, corres un gran riesgo de equivocarte y tomar una mala decisión. Muchas veces la realidad no es tal y como se nos presenta ante nuestros ojos. De ahí la importancia que te tomes el tiempo necesario para estudiar el terreno en donde quieres plantar.

No olvides tomar en cuenta, si los antiguos dueños querrán tener algún tipo de relación con la empresa, después de que esta sea comprada.

Pero, ¿cómo puedes minimizar los riesgos? ¿Acaso hay alguna manera de anticiparse a esto? Una forma de hacerlo es sabiendo de antemano cuáles son los negocios que son menos rentables para comprar. De ese modo podrás eliminar por descarte algunos de ellos y así tomar una mejor decisión.

Veamos cómo puedes evitar hacer una mala inversión futura.

Consejos para comprar negocios

negocios

Algunos aspectos que llevan al fracaso, en el mundo empresarial, son los siguientes:

  1. Tener poco o ningún tipo de conocimiento en el sector. Recuerda que en los negocios en marcha, las cosas ocurren muy rápido y puede que no tengas el tiempo que se necesita para aprender sobre un determinado ámbito. Por lo que es mejor mala conocido que bueno por conocer.
  2. Por otra parte, si el negocio tiene una mala ubicación, podría generar muchos problemas. La ubicación lo es todo para un comercio que es abierto al público.
  3. Puede que te parezca un buen negocio, que sea espacioso y que te lo estén ofreciendo a un buen precio. Pero si está mal ubicado, tendrás que reconsiderar tus opciones, ya que arriesgas tu patrimonio.
  4. La falta de un plan de negocios puede llegar a ser un problema muy serio. Debes tomar en cuenta que debes andar sobre la marcha. La empresa ya está en funcionamiento, por lo que debes saber cuál será el siguiente movimiento que harás. De lo contrario, podrías quedarte atrás, en comparación con el resto de la competencia.
  5. No revisar cómo es tu mercado. A veces, por temor de la competencia, buscamos un mercado sin competencia alguna, ¿es esto recomendable? No necesariamente. Puede que este mercado carezca de clientes y, por consiguiente, estés destinado al fracaso.
  6. No adaptarse puede traer también consecuencias. Es cierto que, en un determinado período, el producto que ofrece la empresa tuvo buena aceptación en el mercado. Sin embargo, las cosas podrían cambiar de la noche a la mañana, por lo que debes estar preparado para dichos cambios.
  7. Debes escuchar cuál es la opinión de los clientes, para así estar al tanto de sus necesidades. Si te duermes en los laureles, rápidamente habrás quedado desfasado.

Comenzar un negocio es todo un reto pero, continuarlo en la misma línea del éxito, no tiene nombre. Es cierto que te ahorrarás gran parte del trabajo inicial. Sin embargo, una mala decisión podría derrumbar todo lo construido. Tener esto en cuenta te ayudará a la hora de comprar un negocio.

¿Te ha gustado?