Muchas personas abren una cuenta de Instagram como una red social más con la que relacionarse con sus amigos, familiares y conocidos. Otros, en cambio, lo hacen con aspiraciones mucho más profesionales y con el deseo de llegar a ganar dinero con Instagram ya se trate de un influencer, una empresa o un profesional que actúa como autónomo o agencia de comunicación dando servicio a otras compañías. Aunque parezca mentira, esta red social lleva solo ocho años en activo aunque ya se ha consolidado como uno de los modelos digitales más rentables del panorama Internet y nuevas tecnologías y que da mayor beneficio que ganar dinero llenando encuestas.

¿Qué es ganar dinero en Instagram?

Instagram nació en el año 2010 y, en menos de una década después, ya es uno de los grandes retos en el marketing digital. Llegar a monetizar esta red social requiere un enorme trabajo, aunque opciones hay de muy diversas. El tráfico que proviene de Instagram puede denominarse orgánico, es decir, de las búsquedas que los propios usuarios hacen en la red, o bien pagadas si se decide iniciar cualquier tipo de campaña publicitaria en esta plataforma. Su crecimiento en estos años ha sido exponencial, y según datos proporcionados por Satista el pasado mes de abril, Instagram ya cuenta con más de 800 millones de seguidores alrededor del mundo siendo la sexta red social con más seguidores del mundo solo superada por Whatsapp, Youtube, Facebook, Facebook Messenger o WeChat, entre otras. Twitter o Skype ya han quedado atrás, pero además, Instagram también se ha convertido en una de las plataformas favoritas donde buscar imágenes por parte de los diferentes usuarios que la componen. Sin duda, un dato a tener en cuenta además que los usuarios también muestran simpatía hacia las compañías que tienen cuenta de Instagram. No en vano, la propia plataforma avisa que todos los usuarios siguen como mínimo a una empresa en esta red.

Además, su formato ha provocado que sea el lugar donde los famosos compartan su día a día en forma de imágenes y stories, de manera que los aficionados y fans puedan estar al tanto de sus actividades durante las 24 horas del día. Los más activos, incluso, acaban siendo tendencia y lleva a muchas marcas a utilizar Instagram para realizar campañas publicitarias con los denominados influencers. No en vano, actualmente también hay mucha más competencia, por lo que es necesario cuidar bien los detalles si queremos marcar la diferencia y convertirnos en una referencia en la red. Debemos cuidar el producto para ser capaces de diferenciarnos de la competencia. No basta cualquier foto, sino que debe tener un mensaje relacionado con el efecto que queremos provocar. Incluso, es cada vez más necesario aprender a manejar programas de diseño gráfico tales como Lightroom o Photoshop para poder ser capaces de competir. Todas aquellas acciones que hagamos deben de tener un sentido y se debe seguir un proceso que consta de tres partes: planificación de las publicaciones, realización de las mismas y evaluación posterior del efecto que ha tenido. No es tan simple como lanzar el mensaje y olvidarnos.

En Instagram entran en juego muchos aspectos como el momento propio de la publicación, que varía mucho si nos dirigimos al mercado asiático, europeo o americano por la diferencia horaria y de rutinas que tienen cada uno. Debemos tener muy claro cuál es el público objetivo y el sector al que nos dirigimos, y debemos saberlo todo de él para poder planificar las publicaciones de una manera mucho más eficiente. Tampoco hay que olvidar las acciones de pago. Mark Zuckerberg es un empresario y, como tal, su deseo es ganar dinero y en el capitalismo sabemos que la máxima es el máximo beneficio al mínimo coste. En Facebook ya estamos experimentando como las acciones orgánicas tienen un impacto prácticamente nulo respecto a las de pago. Básicamente, es por el deseo de cobrar y generar un beneficio. En Instagram se está siguiendo la misma tendencia y solo es cuestión de tiempo que el impacto orgánico se vea realmente reducido. El formato también importa, y especialmente en España. Las stories tienen cada vez mayor éxito que las propias publicaciones. Los estudios sitúan al país español por un 150% por encima de la media mundial. Sin duda, un recurso que no debemos desaprovechar bajo ningún concepto.

Beneficios de ganar dinero en Instagram

Con todo, existen numerosos beneficios de ganar dinero en Instagram para todas aquellas personas que lo pongan en práctica. Los más destacados son los siguientes:

  • Dinero fácil y rápido. Si somos una persona que tiene tirón mediático en esta red social podemos aprovecharlo. Los denominados influencers pueden llegar a ganar mucho dinero simplemente por subir una imagen.
  • Ganar dinero en cualquier parte del mundo. Viajar y ganar dinero en Instagram no es incompatible. Muchas personas pueden llegar a angustiarse por el hecho de largos viajes y su situación económica. Con los smartphones es muy sencillo.
  • Autonomía. Precisamente, esta es una de las principales ventajas de Instagram. Básicamente, las nuevas tecnologías y los smartphone permiten hoy en día generar dinero en cualquier parte del mundo, sin la necesidad de estar en una oficina.
  • Hacer algo que nos gusta. Actualmente, existen muchas personas que son fervientes aficionadas de las redes sociales hasta el punto que les encanta. Por ello, ser capaz de desarrollar una carrera profesional alrededor de las redes sociales es algo muy bueno para ellos.

Cómo ganar dinero en Instagram

Así, existen múltiples maneras de ganar dinero en Instagram. La más directa es la comentada anteriormente: convertirse en influencer. Es la más complicada de llegar, pero también la más rentable. Debemos convertirnos en embajadores de diferentes tipos de producto. Por ejemplo, los jugadores de fútbol como Leo Messi son embajadores de Adidas, quien aprovecha su tirón en redes sociales para anunciar los diferentes productos en las redes sociales. El objetivo es congregar a una gran cantidad de seguidores que estén pendientes de todo aquello que hacemos y, de este modo, tendremos esa capacidad de influir en ellos. El camino hasta conseguirlo es largo, pero si es fructífero, sin duda obtendremos una gran rentabilidad.

Si estamos en camino de convertirnos en influencer, puede que necesites un empujón, aunque la rentabilidad que aporta puede provocar que no haga falta que te tomes la molestia de pedir tu vida laboral por SMS. Hoy en día, existen múltiples plataformas que actúan de puente entre los potenciales anunciantes que están buscando cuentas donde promocionarse y aquellas personas que están abiertas a recibir una compensación por dicho anuncio. Algunas de las más destacadas del mercado son SocialPubli, Publisuites o Coobies. Antes de todo, debes familiarizarte con Instagram y establecer publicaciones de éxito. Nuestro perfil no dejar de ser nuestro currículum y cuánto mayor sea nuestro reconocimiento en forma de seguidores, likes y comentarios, mayores serán nuestras opciones que alguna marca pueda llegar a contactarnos. No olvides que los vídeos, además de las stories, son formatos cada vez más explorados y de mayor éxito. Asimismo, muchas búsquedas se realizan por tendencias. Por ello, no está de más dedicar un tiempo a pensar aquellos hashtags que pueden ser objetos de búsqueda y, por tanto, aumentar las opciones de ser encontrado por parte de los diferentes usuarios potenciales de convertirse en seguidores y, por tanto, monetizar.

Otro de los grandes perfiles más demandados en un mercado cada vez más digital es el de marketing digital y redes sociales, aportando un buen sueldo neto. Si somos unos enamorados de ellas, como Instagram, sin duda estamos de suerte. Las opciones disponibles son muy variadas desde el departamento de comunicación y marketing de una compañía hasta trabajar de forma autónoma o en una agencia de comunicación y marketing. Cada empresa tiene su propio organigrama y su forma de repartir el presupuesto. En algunos casos, toda la parte de comunicación y marketing prefieren externalizarla a una agencia, quien a cambio de una tarifa se encarga de monitorizar los diferentes perfiles de redes sociales como Instagram, así como analizar los avances y la situación de la compañía en este aspecto. Más allá del impacto de una marca, el marketing digital también es una herramienta fundamental para conseguir vender productos, lo que se conoce como conversiones. Son los denominados e-commerce o comercio electrónico. De hecho, no es de extrañar que Amazon se haya convertido en la tienda con más ventas del mundo sin la necesidad de contar con ningún punto de venta físico. Aunque a Instagram aun no ha llegado plataformas como el Market Place de Facebook, sí es posible promocionar los productos a partir de diferentes puntos de vista como el propio producto, la experiencia en vídeo de un usuario probando un producto o testimonios que los hayan probado y compartan sus experiencias positivas. Finalmente, los posts patrocinados o las menciones en Instagram también pueden acabar siendo monetizadas. El panorama digital ofrece múltiples opciones, incluyendo esta red social, para ganar dinero. Solo hace falta convertirse en experto de la plataforma y empezar a generar ingresos de una forma totalmente regular en el día a día.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.