Para  alcanzar el éxito  en  la  sociedad  actual no  es suficiente   ser  un buen trabajador. La  competencia  y el  desarrollo, que andan de prisa, nos  arrastran de  la mano  y nos  llevan corriendo de  puntillas. Es por ello que  tanto el  hombre como  la  mujer  deben servirse de una  serie  de destrezas  o  habilidades que  complementarán  su desempeño como  profesionales, haciendo de su  fuerza laboral un  paquete  más  atractivo para  el mercado empresarial.

El mercado laboral es uno de  los  más  atroces, donde  la competencia  es  tan cruel que  usted  como profesional  no puede  permitirse  siquiera  una debilidad,  de lo contrario, sus  contrincantes  la  tomarán  como bandera  para  desacreditarlo en aras  de ampliar suSs  posibilidades. No lo tome  a  mal, es la  competencia, y  sobreviven  siempre los  fuertes, aunque eso  no garantice que  sean los mejores.

Aún cuando  el mercado laboral  puede ser injusto,  la  realidad es que existe,  y usted debe  aceptar sus  condiciones, adaptarse, si  quiere prevalecer.  Es por ello que  puede  resultar interesante  hacerse de  habilidades que  lo ayuden a conocer el  entorno,  a  determinar  los  puntos  débiles de  los demás colegas  a  su  alrededor.

No  proponemos  para  nada que  usted  ahora se centre  en vigilar a  cada  individuo que  pase por su lado,  usted  no es mala persona  y  nosotros  no pretendemos que lo sea, solo se trata de  saber identificar  cada  situación, y  sin hacer  daño a  nadie, sacar todo  el partido que  pueda de ella. Por todo esto  es importante  que  usted aprenda a desarrollar ciertas  técnicas  que  además  de  fortalecerlo, mejorarán su  vida profesional  y social. Por supuesto, hablamos  de  cómo sellar  un trato, o  más  sencillo aún, ¿cómo pactar?

Como-pactar

¿Qué beneficios  traerá  para mi vida  saber  pactar?

Existen varios   factores que  mueven  la  sociedad  actual, viarios hilos que  determinan su curso, ¿y por qué no?, su futuro, como los  delgados  cordeles de los que  pende  una marioneta. Estos  factores que  venimos  anunciando  desde  el inicio de  nuestro artículo y tanta  expectativa  nos  han creado son: El dinero, el poder y las influencias o relaciones.

Por supuesto que todos  están mezclados  y dependen unos de otros. El dinero  nos  lleva al  poder, así  como  el poder  nos  proporciona  dinero de  las  maneras  más  insólitas, de  la misma manera  que  ambos  sirven  como  escalón para subir  a  una  posición  social donde nuestras  relaciones se  vuelven mucho  más  selectivas  e  influyentes.

Si usted es rico de cuna  ya  lleva  un paso adelante. Si no  lo es, y  pertenece  a  la  inmensa  mayoría  que  lucha  por buscar  su espacio, piense un poco, no  tiene  dinero y  por tanto  no tiene poder.  En cambio, usted  puede  cultivar relaciones que  le  proporcionen  mejores  oportunidades, ya  sea por  su trabajo, o sencillamente por su simpatía. ¿Pero cómo logro esas  relaciones?

Como-pactar

Muchos  le  llaman a esto “Capital Relacional”, otros, un poco más  osados le denominan “Capital Social”,  término que  resume  una  referencia  tan crítica como jocosa, pero  al fin y al cabo, hablamos de  las relaciones  sociales.

A diferencia  de los  otros  dos  factores las  relaciones sociales  pueden  presentarse  como  la  oportunidad que  usted ha esperado toda la  vida, pero ¿cómo  identificarla?, ¿cómo saber  si apostar por ella?

¿Cómo sé cuándo aprovechar  las oportunidades?

Saber identificar una  oportunidad  puede  resultar tan difícil como agotador, muy  pocas personas han  sido capaces de reconocerla, y créame  que usted  no es uno de  esos iluminados. Es por ello que  debe jugar  con la estadística, ampliar  sus  oportunidades,  abrir  tres  caminos  para  poder transitar  por uno, o abrir ocho  para  seleccionar  entre dos.

Aunque  parezca poco calculado, o demasiado  casual, esta  estrategia tiene excelentes  resultados. Por  ello le recomendamos  que abogue porque  siempre sea  la oportunidad  esperada, de este  modo, como  buen pescador  habrá  lanzado varios  anzuelos  al agua, y de seguro uno  de ellos  picará.

Si no se siente  convencido aun  con la estrategia que  le proponemos, investigue y notará que  la  historia  está  llena de personas que  aprovecharon las  oportunidades, la  mayoría  de ellos por accidente, porque jugaron a la estadística, tal y como nosotros le proponemos  que  haga.

Ejemplo concreto

Para que pierda  su miedo  y  nos crea de una  vez por todas, traemos al  ruedo  la  historia de Cris Gardner,  quien  es probable que  usted  no  conozca, pero qué  tal si le decimos que  es  el  verdadero protagonista de  la  película  norteamericana The pursuit of happyness.

The pursuit of happyness

El filme, protagonizado por  Will Smith en  el año 2006,  que  fue  record de  taquilla  y  a más de uno le arrancó las lágrimas, es la  verdadera historia  de Cris, un  hombre tan común  como nosotros, que lanzó  más  de un anzuelo y cosechó el fruto  del  camino  transitado.

¿Qué  debo saber  para lograr pactar?

Pactar es un arte,  digo y quizás  luego me  quieran  matar los  artistas. Si lo miramos  desde un punto  de vista  analítico, pactar  tiene parte de  planificación y otra parte intuitiva, que es la llamada corazonada, pero, ¿a  cuál de las dos obedecer?

Saber por  cuál de los  caminos decantarnos  puede  resultar tan vital como  engorroso, pues  la virtud de pactar lleva un poco de plan y otro de espontaneidad, que  bien dosificados  pueden arrojar resultados impresionantes. Para ello proponemos  algunos consejos:

  1. Siempre trate de que su interlocutor  hable primero, así podrá  hacerse una  idea  de que rumbo tomará  la conversación y ello le dará  ventaja para prepararse.
  2. Por muy preciado que sea  su tiempo, ármese  de  paciencia y siéntese con calma a escuchar a  su interlocutor, preste atención a cada  detalle
  3. Por aburrida que parezca la conversación, muestre interés, no hay  nada que  agrade más  que  sentirse escuchado.
  4. Trate de volver  la  conversación a su  favor pero  no  se exceda, es muy  importante  que  su interlocutor  se sienta bien.
  5. Proponga un trato justo, sólido, que  perdure, si propone un trato  unilateral, corre el riesgo de ser rechazado.
  6. Considere cada idea  y si  es pertinente  rechácela con un argumento sólido. Si es una  buena idea, abrácela, deje  el orgullo a  un  lado y piense en los  beneficios que  esta idea le puede  reportar aunque  no se le haya  ocurrido a usted.
  7. Sea natural, representar un papel  determinado por el  solo hecho de agradar casi  siempre  desemboca en en  caos.
  8. Preste mucha  atención a  la  palabra “No”

Como-pactar

La  influencia de  la palabra “No” sobre un buen pacto

Lograr el éxito en  un  pacto consiste en llevar a nuestro oponente  hacia nuestro terreno, convencerlo del  trato desde  nuestro punto de vista. De esta  forma, cuando le reorientemos   la realidad, lo convenceremos de nuestras condiciones y sin querer ya habremos  ganado el pacto.

Para todo ello  es importante su carisma. Hacer  que  todo parezca primordial, centrar la atención en  cada uno de los detalles,  y el resto de  las cosas se irán hilvanando una tras otra. El resto… el resto es publicidad.

Es por ello que debe centrarse  en la palabra “No”,  que  a fin de cuentas, en el momento del pacto, es la  palabra  que nos limita, la que lo detiene y lo hace sentir  inconforme. La que  aborta  la operación en cualquier momento.

Así referimos  a usted  los  consejos que creemos  pertinentes para mejorar su futuro. Ponemos en  el tablero la  solución que  consideramos y esperamos  su  colaboración, como siempre, pues usted que es un lector obediente  y sincero,   merece un futuro mucho  más holgado, mejores oportunidades y un camino  a  transitar  donde todos  le sonrían.

Así que ponga  en marcha nuestros  sencillos  pensamientos, aporte un poco  de su experiencia  y  vea como  su vida  va cambiando  para bien, ¿Sabe por qué?, ¿no lo sabe todavía? Porque  ha aprendido, “Cómo  pactar”.

¿Te ha gustado?