Cuando vamos a comprar un producto siempre tenemos la duda si el dinero que nos podemos gastar para adquirirlo es el suficiente para decir que dicho producto vale la pena. Por ello, si tenemos una experiencia previa con él, ya sea a través de la experiencia de una persona de nuestro círculo de confianza o bien porque tenemos la oportunidad de testearlo y sacar nuestras propias conclusiones, la compra es relativamente más sencilla que antaño. Por esta razón, muchas personas siempre intentan y aprovechan la oportunidad que brindan muchas marcas para probar los productos gratis, y poder sacar conclusiones desde su propio punto de vista.

¿Qué es probar productos gratis?

La posibilidad de probar productos gratis, como su nombre indica, no es otro que la capacidad que tienen algunas personas para poder utilizar cualquier tipo de producto o equipamiento sin la necesidad de pagar por ellos, ya sea por la promoción de algún tipo de marca o bien por la personalidad de la que hablamos. Como veremos a continuación, muchas marcas utilizan como estrategia de publicidad la posibilidad de ofrecer en redes sociales la experiencia de ver a alguna persona reconocida, y que esté relacionado o no con el sector donde comercializan, utilizando sus productos. Las ganas de querer sentirse como el ídolo de todos los públicos que siguen a dicha personalidad puede provocar que los consumidores tengan esa necesidad de compra que aprovechan las marcas para sacar rentabilidad a dicha campaña.

Sin embargo, en Internet, como veremos a continuación, existen múltiples páginas web donde podemos obtener muestras gratuitas de diferentes tipos de producto ya sea comida, electrodomesticos u artículos de ocio para que nos los envíen a casa y podamos probarlos de forma completamente gratuita. También en los centros comerciales podemos probar productos de comida y decidir si nos gusta o no, cómo veremos a continuación. Es un momento de debilidad a nivel de marketing y donde estando de compras podemos picar el anzuelo y acabar comprando el producto que acabamos de probar unos segundos antes. Las empresas han realizado exhaustivos estudios de mercado y conocen en todo momento cuando son los momentos donde los consumidores ceden más ante las intenciones de las compañías.

Otra de las medidas que veremos a continuación acerca de cómo probar los productos gratis son las encuestas. Realizando dichos estudios de mercado, se pueden conocer los hábitos de consumo del público objetivo al que quiere dirigirse la empresa que realiza la encuesta. Por ello, en algunas ocasiones y más cuando hablamos de productos de consumo masivo como comida o bebida, se pueden llegar a probar productos gratis a cambio de responder algunas de las preguntas. No es quizás la mejor manera que espera el consumidor de probar productos gratis, pero es otra de las alternativas con las que nos podemos encontrar nosotros. Obviamente, hay muchas maneras diferentes como veremos con mayor detalle a continuación en la parte final.

Beneficios de probar productos gratis

Con todo, probar productos gratis conlleva numerosos beneficios para todos aquellos que tienen la oportunidad de acceder a este privilegio. Los más destacados son los siguientes:

  • Experiencia con el producto. Una de las principales finalidades de la mayoría de población a la hora de probar un producto gratis no es otra que hacerlo servir como un consejo para acabar decidiendo si finalmente compra el producto o no. Si tenemos esta oportunidad será más fácil tomar una decisión como por ejemplo con botas de fútbol.
  • Ahorrar dinero. En consecuencia, si experimentamos el producto también nos servirá para ahorrar dinero porque dicha prueba nos confirmará que no estamos tirando el dinero en compras, que en caso contrario, habríamos hecho perdiendo capital.
  • Establecer alianzas con marcas. Si somos una persona reconocida y con un gran engagement en redes sociales podemos acabar siendo designados por alguna marca como su representante para ofrecer sus productos en nuestras cuentas. Probaremos sus productos gratis.
  • Capacidad de elección. Sea como sea, si podemos conseguir probar productos de forma gratuita de varias marcas tendremos un mejor criterio para escoger aquel producto que más nos convenga para nuestros intereses.

Más allá de productos, los servicios también son muy habituales que se puedan probar gratis. Un gimnasio ofrece invitaciones a sus potenciales socios para que vengan un día y realicen un simulacro completo de cómo es entrenar en dicho centro deportivo. Los coches son otro ejemplo realmente claro. Los concesionarios ponen a nuestra disposición un modelo para que podamos probarlo al volante y, a partir de nuestras sensaciones, acabar escogiendo si nos interesa o no su compra.

Cómo probar productos gratis

Una vez conocidos los beneficios de probar productos gratis, a buen seguro que tienes muchas ganas de saber las diferentes alternativas que nos ofrece el mercado para conseguir probar productos de forma completamente gratuita. Como hemos dicho anteriormente, una de las mejores formas y, además, más sencillas es ir a un centro comercial de compras en época navideña. Es la época del año, coincidiendo con la campaña de Navidad, cuando los equipos de marketing optan por la estrategia de dejar probar sus productos a los clientes con la clara intención de crear un estímulo de compra en su cerebro. Ponte en la cabeza, estás con tu familia, amigos o quizás solo haciendo la compra para las comidas que vienen en estas fechas, ya sea Nochebuena, Navidad o San Esteban, en zonas como Cataluña. De repente, se te acerca una chica con buena imagen, simpática y sonriente y te ofrece un producto de bandera, poniendo como ejemplo un tipo de jamón. Te encanta y da la casualidad que en el mismo pasillo donde te encuentras ves un paquete a buen precio. Obviamente, la alegría que te ha provocado dicha situación te deja completamente indefenso y no tienes más remedio que acabar comprándolo. Esa es una de las formas más sencillas que tenemos para probar productos gratis.

Más minoritario, es la opción que tienen las o los influencers de probar los productos gratis y hacer dinero. Es otra de las opciones que tienen las empresas a nivel de marketing, y que más revuelo está consiguiendo entre las personas que tienen un gran número de seguidores en redes sociales, especialmente Instagram por la capacidad visual con la que cuenta. En esta línea, muchas compañías se proponen como objetivo el mismo que hemos explicado anteriormente. Pongamos por ejemplo a Leo Messi, un ídolo de masas para muchos niños y personas. Si lo vemos utilizando un tipo de botas de fútbol o balón es muy probable que nos entren ganas de sentirnos como él. A través de un mensaje pagado en redes sociales como Instagram podemos provocar un estímulo de compra entre los consumidores haciendo que el retorno de la alta inversión que habremos de llevar a cabo para convencer a una personalidad como Messi para convencerle de realizar esta determinada campaña publicitaria. Uno de los deportes donde se está poniendo más de moda es el tenis donde los jugadores utilizan camisetas, raquetas y diferentes productos nutricionales y de recuperación para los tenistas después de los partidos que puedan realizar. También tiene un alto precio aunque son muy utilizados por diferentes patrocinadores en forma de sponsor. La situación del deportista también es crítica. Son muchas las marcas que abandonan a los deportistas por malos resultados, veáse el caso de Bouchard. La tenista canadiense alcanzó la cima en 2014 situándose entre las top mundial llegando a finales de Grand Slam como la de Wimbledon. Pocos años después, y aún siendo muy joven, no alcanzó por primera vez el cuadro final de Roland Garros.

También las marcas utilizan encuestas donde ofrecen productos gratis a sus consumidores como opción de realizar un cuestionario con unas respuestas que se adecuan a la realidad. Es muy normal la comparación entre el sabor y las diferentes características de dos productos, con el fin de recabar información a la hora de elaborar aquel tipo de producto final que acaben vendiendo a sus diferentes consumidores. La aparición de Internet también ha revolucionado la forma de probar productos de forma gratuita. Actualmente, existen diferentes páginas web que ponen a disposición de sus clientes muchos tipos diferentes. Algunas incluso los envían a casa de sus consumidores para que les acaben dando su opinión. Los formatos son muy diferentes, pero el objeto final es completamente el mismo. A través de encuestas remuneradas, en lugar de cobrar dinero, se nos puede recompensar con productos finales. Esto no tiene otro objetivo que estimular la compra de un tipo de producto final de forma encubierta. También a través de sorteos se nos puede recompensar con productos de forma totalmente gratuita. Cada vez más se empieza a extender la necesidad de hacer aquellos productos que quieren los consumidores. El aumento de la competencia ha provocado que se incremente la capacidad de decisión del público, reduciendo la capacidad de maniobra de las compañías que se ven obligadas a ofrecer a sus clientes aquello que desean. Por esta razón, la información que se pueden sacar de los diferentes estudios de mercado, una de las formas mayoritarias de probar productos gratis, pueden llegar a valer muchísimo dinero.

¿Te ha gustado?