Realmente encontrar vendedores que sean buenos no es fácil, las organizaciones más importantes lo saben y por eso tienen mucho cuidado a la hora de contratar este personal, pues requieren de personas que realmente vendan bien. A veces incluso pasa que se tenga un excelente producto y no se logren consolidar las ventas. Es bueno saber que todos somos vendedores y que en cierta forma todos los días lo aplicamos, por ejemplo cuando nos estamos vendiendo nosotros mismos. Te invitamos a que continúes leyendo Cómo ser un buen vendedor.

Para tener éxito cuando de vender se trata, se deben valorar todas las personas que trabajan en la organización. Es importante que todos, independientemente del área en la que se trabaja, tengan muy buen conocimiento sobre el producto que se vende.

Realmente no existen verdades absolutas en la vida y entre ello entra lo de ser un buen vendedor, de igual manera siempre habrá puntos que es bueno tenerlos en cuenta que pueden servir de guía para mejorar las cualidades que podamos tener como vendedores y así lograr conseguir las metas de tipo comercial de una manera más segura.

A continuación mencionaremos algunos aspectos que siempre deberás tener en cuenta si quieres ser un buen vendedor. Los vendedores buenos siempre deben estar aprendiendo formas y técnicas de comportamiento para de este modo mantenerse activos, es importante siempre controlar la forma del trato al cliente y del comportamiento.

El producto más importante

El producto más importante eres tú mismo, debes tener esto claro, en la mayoría de los casos los clientes deciden comprar algo por la persona que los atendió.

Si quieres ser un buen vendedor debes procurar siempre ser impecable en todos los ámbitos y no debes permitirte tener dudas, ni fallos.

Debes tener un buen aspecto y siempre ser educado, además es importante ser sensible y carismático, tener muy presente cuándo se debe callar y cuándo se debe hablar.

La primera impresión siempre será muy importante, es de saberse que no habrá segundas oportunidades para esa primera buena impresión. Para los clientes también es muy importante saber a quién le están comprando, por eso es vital poderles caer en gracia, pues de este modo tendrán más confianza en ti y por consiguiente poder vender el servicio o el producto será más fácil.

Las opiniones y testimonios los puedes usar para mejorar.

Los testimonios que puedan dar los clientes es una excelente forma para desarrollar y entender tu proyecto, principalmente si se está iniciando, este es un recurso muy bueno, los clientes futuros de seguro confiarán más en lo que puedan decir otras personas que ya compraron el servicio o el producto, que en la publicidad que se pueda hacer sobre el mismo.

Por eso escucha muy bien y luego entiende las opiniones de cada uno de tus clientes, será una forma de publicidad, además de fiable y gratuita, piensa por ejemplo que un cliente te puede recomendar a otro cliente, de esta forma tú estarías duplicando una venta sin prácticamente hacer nada. Si logras buenos testimonios debes publicarlos ya sea en redes sociales, en la página web de la empresa o una entrevista en YouTube.

Escucha

Siempre será importante tener actitud de escucha, el mejor vendedor no es el que habla mucho, sino el que escucha bien a su cliente y las necesidades que pueda tener, si dejas que hable lo conocerás más y la venta podrá salir más favorecida. Tendrá un resultado más eficiente que escuches a tu cliente en vez de hacer del encuentro un monólogo.

Simplemente sé tú

Es importante que siempre seas tú, pues si tratas de ser otro esto pronto se descubrirá y la venta se puede dañar, trata de ser espontáneo y natural, claro está, siempre cuidando los límites y las formas.

No mientas

Nunca deberás mentir, si de pronto vez que no tienes conocimiento de algo no te pongas a inventar, porque aunque así logres cerrar la venta, la mentira se descubrirá más adelante y lo más posible es que no podrás volverle a vender a ese cliente, no querrás manchar la imagen de tu empresa y la tuya propia.

Conoce tu servicio o producto en un 100%

Es fundamental conocer muy bien lo que se está vendiendo, además si es así, no tendrías que preocuparte sobre el punto anterior, porque no tendrías que pensar en decir una mentira ya que podrás dar respuesta a cualquier tipo de pregunta que haga tu cliente sobre el servicio o producto que vendas, por otro lado podrás dar a conocer todo aquello positivo que tiene lo que estás vendiendo y de esa forma convencer a tus clientes de que lo que van a adquirir es un beneficio para ellos.

La imagen

Es importante que tengas una buena presentación personal, ir bien arreglado, pero sin exceder, esto también dependerá de la persona a quien le vayas a vender, pues la idea es que no vas a estar por encima de ella, es como tratar de estar con un amigo. Recuerda que el vendedor bueno está transmitiendo su imagen, pero también la del producto o servicio que se va a vender y de la empresa u organización que representa.

Habla en el mismo idioma

Sin duda te irás dando cuenta que cada uno de los clientes habla un “idioma”, utiliza una jerga propia, así que es bueno que te acomodes a tu cliente para que el mismo te sienta cercano y no distante, debes acudir no sólo como el que le va a vender algo, sino como alguien de confianza, un amigo.

Date tiempo de conocer el cliente

Si bien el objetivo es que logres tu venta, no vayas directo a ésta, primero es bueno que conozcas a tu cliente, hasta donde sea posible establece una especie de amistad para que de este modo no te vea como un simple vendedor que va a ofrecer algo, si hay lazos más estrechos, todo se hará más fácil

La ambición

Un buen vendedor nunca se relaja, siempre intentará cerrar más ventas, debes ponerte metas y superar día a día lo que vas haciendo el anterior, para que de este modo vayas creciendo y logres ser un gran vendedor. Que esto sea lo primero que pienses al levantarte, sentir la necesitad y las ganar de estar siempre en crecimiento y vender más.

No debes relajarte

Esto va muy relacionado con el punto anterior, si por ejemplo un día logras vender tu objetivo o meta, al otro día no vendas poco o nada, por el contrario, trata siempre de superarte.

La formación

Como todo, nunca estamos suficientemente preparados, no somos sabelotodo, el campo de las ventas no es la excepción, así que debes estar preparándote y formándote de manera constante, este es un campo que constantemente tiene cambios, trata de aprender a diario cosas nuevas y busca a qué seminarios o conferencias puedes asistir, además lee libros. En conclusión, busca distintas fuentes que te darán información que te puedan servir, también podrás encontrar mucho material en la web.

El buen humor y positivismo

Siempre sé positivo, el estado de ánimo que tengas se puede transmitir y sentir, así que siempre deberás estar lleno de confianza y alegría, mantén una sonrisa en tu rostro y una disposición buena para que de este modo contagies a tu cliente de lo mismo y puedas lograr cerrar una venta.

Siempre haz que tu cliente se sienta importante, especial y necesario.

Nota

Recuerda que siempre habrá clientes que comprarán y otros que dirán que no, algunos incluso no querrán escuchar la propuesta y eso es normal.

También podría interesarte este artículo donde te explicamos Cómo ser vendedor

¿Te ha gustado?