En la Unión Europea, el DNI es suficiente para poder moverse por el territorio que se adhirió al Convenio de Schengen a principios de siglo. Sin embargo, si eres de aquellos que viaja fuera de la zona europea será necesario solicitario un pasaporte válido. Al igual que el Documento Nacional de Identidad, es necesario que se acuda a las autoridades pertinentes para renovarlo periódicamente, fecha que varía según la edad del solicitante. Básicamente, el pasaporte está compuesto por un libro compuesto por todos los datos personales de su propietario, y con todo de páginas en blanco para llenarlo de visados en función del país al que se viaje. De hecho, algunas personas tienen como afición coleccionar visados, como aquel que colecciona sellos o chapas de champán. Es el primer paso para todos aquellos que quieran saber cómo viajar al extranjero.

¿Qué es el pasaporte?

El pasaporte es un documento que se originó en Francia y que es expedido por las autoridades gubernamentales de cualquier país dando la posibilidad a todos los ciudadanos de poder moverse por cualquier país del mundo a nivel internacional con cualquier tipo de vehículo incluyendo el avión, el tren o el coche. Es importante que este documento esté en vigor, ya que uno caducado es similar a no tener nada y la aduana no nos dejaría abandonar las fronteras. Este pasaporte debe estar en regla y, además, debemos no contar con antecedentes penales por los cuales nos retiren el pasaporte por riesgo de fuga. Este trámite debe ser realizado pues podemos perder el coste de alojamiento o transporte, entre otros. Cuando planificamos nuestras vacaciones, debemos tener esto en cuenta pues algunos países exigen que los pasaportes tengan un mínimo de duración. Consultar la legislación vigente en cuanto a ingreso de extranjeros y estancia de turistas por un tiempo determinado para evitar también problemas a la hora de realizar el viaje. 

Además, el tema del visado también debe ser consultado con tiempo. Algunos países piden visado a determinados países, mientras que otros es suficiente con presentar un pasaporte. Por poner un ejemplo con la celebración del Mundial de Fútbol, Rusia exige un visado en regla a los países de la Unión Europea, mientras que los países latinoamericanos pueden entrar en su mayoría sin presentar ningún tipo de visado. Para solicitar un visado será necesario entregar nuestro número de pasaporte junto con los motivos que nos llevarán a entrar en dicho país, ya sea turismo o por motivos laborales. Nuestros datos de contacto, y algunas preguntas realizadas por el Ministerio de Inmigración del país en cuestión, serán suficientes para que se decida aprobar o no nuestra entrada en el país. En Europa, el pasaporte ha perdido fuerza en favor del DNI. A diferencia del Reino Unido, que ha cambiado su situación con la entrada en vigor del esperado Brexit, el Convenio de Schengen ha establecido la libre circulación de ciudadanos y mercancías y con el Documento Nacional de Identidad es suficiente para viajar. La historia del pasaporte también ha evolucionado. Inicialmente, no tenía fotografía y se limitaba a los datos personales y el permiso para salir o entrar. Con el tiempo, se incorporó la fotografía y cada país universalizó su diseño. 

Algunos países han visto en el pasaporte una verdadera oportunidad lucrativa. En Oriente Medio, y especialmente en Siria, Israel y Palestina, los conflictos bélicos han llevado a la mayoría de ciudadanos a escapar buscando unas mejores condiciones de vida. Sin embargo, solicitar el derecho de asilo tiene sus limitaciones y algunas organizaciones han llegado a prometer pasaportes falsos y buenas condiciones de transporte a cambio de altas cantidades de dinero. El tráfico de drogas o la trata de blancas puede tener el efecto contrario. Muchas organizaciones prometen un trabajo a chicas en otro país, y al llegar las acaban obligando a prostituirse retirándoles el pasaporte para que no puedan escapar. Con el objetivo de dificultar la falsificación del pasaporte, las autoridades gubernamentales también han reforzado la dificultad para conseguir falsificar un pasaporte. Así, han incorporado el chip que facilita la lectura por las aduanas e incluir datos biométricos. Contar con doble nacionalidad también tiene sus ventajas en este tipo. Algunos países resulta realmente complicado entrar a vivir. Donald Trump ha aplicado políticas proteccionistas para beneficiar a los ciudadanos norteamericanos. Si somos hijos de inmigrantes norteamericanos contaremos con menores dificultades. En Japón solo es posible entrar a vivir si se cuenta con un trabajo previo, sino es imposible.

Ventajas de contar con un pasaporte

Con todo, contar con un pasaporte es imprescindible para viajar, pero además también conlleva numerosas ventajas que debemos conocer. Las más destacadas son las siguientes:

  • Viajes de carácter internacional. El pasaporte es un elemento fundamental para poder abandonar el territorio legislado por el Convenio de Schengen que permite el libre transporte de personas y mercancías. Sin un pasaporte en vigor, solo estaremos autorizados a viajar y desplazarnos con libertad por los territorios de la Unión con nuestro Documento Nacional de Identidad.
  • Posibilidad de solicitar cualquier visado. Al mismo tiempo, en territorios de la Commonwealth como Australia o Nueva Zelanda, entre otros, se requiere un visado para poder entrar dentro de sus fronteras que debe estar correctamente aprobado por las autoridades pertinentes justificando el motivo de la visita, independientemente si es por un tema de turismo, laboral o de estudios.
  • Si extraviamos el DNI también sirve para identificarnos. El pasaporte tiene los mismos derechos que tiene el DNI. En caso de perder nuestro Documento Nacional de Identidad también podemos utilizar el pasaporte para acceder a diferentes locales nocturnos o de ocio que exigen justificar una edad mínima, o realizar algunas gestiones administrativas que también requieren nuestra previa identificación.
  • Es un documento universal. Sirve en todo el mundo por igual, y esto lo convierte en un documento realmente ventajoso, ya que está presente en cualquier país del mundo. Con un pasaporte podremos realizar cualquier tipo de gestión. El DNI o el carnet de conducir puede no ser suficientes. En algunos casino de Las Vegas exigen un pasaporte en algunos casos para los extranjeros para evitar fomentar el juego entre los menores de 21 años, la edad para ser considerada mayor de edad en los Estados Unidos.

Sea el caso que sea en tu situación personal, es importante tomarse muy en serio la fecha de caducidad de un pasaporte. Los ciudadanos suelen coincidir en el momento de realizar sus vacaciones y la gestión de renovación del pasaporte puede demorarse y poner en peligro cualquier tipo de inversión en alojamiento, billetes de avión debido a la fecha de caducidad del pasaporte en caso que nuestro plan sea salir de la Unión Europea. Si este verano, abandonas territorio Schengen, renueva con tiempo tu pasaporte o DNI para evitar sustos de última hora.

Cuánto vale el pasaporte

Por ejemplo, los países de la Commonwealth, y con especial atención a Australia y Nueva Zelanda, no dejan entrar a nadie dentro de sus fronteras si su pasaporte expira en un período menor a los seis meses. En este sentido, debemos controlar que nuestro pasaporte no esté caducado, pero además que tenga una mínima vigencia para que pueda ser considerado válido para entrar al país en cuestión. En caso, de expirar antes de 6 meses en el momento de viajar (hablamos de la salida del país de destino y no de su entrada) será necesario reservar hora para poder renovarlo. El precio de renovación del pasaporte es de 26,02 euros y el primer paso para evitar su expiración es solicitar una cita previa para renovarlo. Actualmente, existen diferentes métodos para renovarlo desde una llamada telefónica al 060, o rellenando el formulario que encontrarás disponible en la página web de citapreviadni.es. Los menores de edad, sin embargo, en caso de no tener un DNI vigente en posesión o tratarse de menores de edad, y personas bajo la responsabilidad de un tutor, no podrán pedir ni tener derecho a ningún tipo de cita previa y la misma deberá reservarse de forma presencial el mismo día.

El método más común para pedir cita es a través de Internet, y de la plataforma realmente accesible que pone a nuestro disposición el Ministerio de Exteriores. Los cortafuegos de nuestro ordenador pueden evitar nuestro acceso, aunque solo será necesario marcarlo como una excepción. A partir de entonces, y con un sistema inteligente implementado, introduciendo nuestro número de DNI, el sistema nos recomendará aquellas oficinas más cercanas y nos mostrará las horas disponibles. Sin embargo, también se puede seleccionar aquellas oficinas que mejor nos convengan de una forma totalmente manual. Se acabaron las interminables colas a primera hora de la mañana para realizar este tipo de gestiones. Una vez tengamos la cita reservada, el siguiente paso no es otro que acudir a la cita determinada con la documentación necesaria que se nos solicita y, posteriormente, realizar la renovación del pasaporte. La documentación, básicamente, se compone de nuestro DNI, el pasaporte anterior junto a la fotografía de carnet. Si vivimos en otro país, deberemos, además, presentar la partida de nacimiento. La fotografía de tipo carnet debe mostrar el rostro de forma clara con un fondo totalmente blanco, deben verse las cejas y debe poder distinguirse a la persona. En la mayoría de los casos, el pasaporte se entrega el mismo día, aunque el plazo puede llegar a ser de dos días hábiles. En caso de contar con carácter urgente por algún tipo de viaje improvisado, las autoridades pueden hacer algún tipo de excepción. 

En caso de que las personas que necesiten el pasaporte sean menores de edad, el procedimiento será distinto. Deberán estar debidamente acompañada de un adulto y llevar consigo su partida de nacimiento expedida por el registro civil y que debe corresponderse como mucho a seis meses anterior a la solicitud del pasaporte. Obviamente, el padre, madre o tutor legal que esté encargado de la tutela o custodia del niño durante todo el proceso y deberá firmar su consentimiento a la expedición de dicho pasaporte.Toda esta documentación será necesaria que sea presentada ante la administración pública. Una vez verificado que todo es correcto, iniciarán el procedimiento como se espera. Asimismo, los responsables del menor también deberán presentar un documento acreditativo, ya sea su DNI o el NIE en caso de tratarse de un ciudadano extranjero residiendo en España. Si exite alguna duda entre la relación de parentesco, también deberían apoyarse con el libro de familia para poder demostrar que no se trata de ningún tipo de fraude, y existe algún tipo de relación de parentesco real, o en su defecto, se cuenta con una autorización legal para hacerse con la responsabilidad del menor, ya sea por adopción o porque sus padres no puedan hacerse cargo de él o ella. Con todo, el pasaporte es una herramienta realmente útil para llevar a cabo un proceso de identificación, poder desplazarnos fuera de territorio europeo, y además, poder solicitar cualquier tipo de visado. Sin un pasaporte en regla, todas nuestras actividades de ocio o profesionales pueden verse modificadas y restringidas.  

¿Te ha gustado?