El consumismo es una de las fuerzas más fuertes que afectan a nuestras vidas en el mundo moderno. Pero no somos conscientes de las consecuencias del consumismo descontrolado. El término “consumismo” no se refiere simplemente a factores inmediatos en nuestra vida cotidiana.

Por ejemplo, la publicidad, es un agente omnipresente en el consumismo y todo lo relacionado con la idea general de crear felicidad material. El consumismo se manifiesta en nuestras vidas de una manera rápida y casi sin darnos cuenta. Y las consecuencias del consumismo descontrolado, se quedan con nosotros mucho más tiempo.

Como todos nuestros actos, el consumismo también tiene consecuencias en nuestra vida. A veces no sabemos las consecuencias que tiene algo hasta que lo hemos estado haciendo durante mucho tiempo. El consumismo es como una adicción, si no sabemos reconocer las señales a tiempo, podemos sufrir grandes consecuencias.

Este artículo donde te explicamos cómo evitar el consumismo seguramente también te interesará.

Lo importante es conocer qué hacemos exactamente para que nuestro consumismo no sea sano y se convierta en peligroso. Debemos tener claro que no es algo que afecta sólo a nuestra cartera o cuenta bancaria. El consumismo descontrolado nos afecta también emocionalmente y a la relación con las personas que tenemos alrededor.

El consumismo no es sólo gastarnos grandes cantidades de dinero en una sola cosa, no. Estamos hablando de comprar todos los días de la semana de manera compulsiva cosas que no necesitamos o ni queremos.

¿Qué provoca el consumismo? – Las consecuencias del consumismo descontrolado

Estamos expuestos a la publicidad a través de una variedad de fuentes diferentes y diariamente. De algunos de ellos podemos ser conscientes con mayor rapidez que de otros anuncios. Pero es cierto que a veces nos da igual sentirnos empujados a comprar, es más, nos gusta esa sensación.

Pero no sólo la publicidad que podemos ver en televisión o películas es culpable de nuestro consumismo. El deporte también influye, con su merchandaising enfocado a la lealtad de los equipos o jugadores. Por ejemplo, el fútbol y el consumismo parecen haberse entrelazado, como el tenis o el rugby.

También nuestra familia y amigos es una fuente amplia y fuerte de consumismo. Pueden influir en nosotros de manera sutil para que acabemos comprando algo que no necesitamos. Cuando comenzamos a comparar nuestros teléfonos móviles, por ejemplo, terminamos sintiéndonos mejor o peor si el nuestro gana esa batalla.

Y te preguntarás: ¿qué hay de malo en el consumismo? Pues necesariamente no es que haya nada moralmente malo en comprar y vender cosas. Ni siquiera en promover, de una manera honesta, la compra o venta de ellas. Pero sí hay consecuencias en nuestra vida y salud cuando se realiza de una manera extrema o descontrolada. Ya que el consumismo puede ser dominante y tiene una serie de características desagradables e incluso potencialmente peligrosas que veremos a continuación.

Para hablar de consumismo es bueno estar informado y aprender sobre como es el consumismo en las diferentes zonas del mundo. Por ejemplo, si cada persona se gastara de media lo que un consumidor occidental se gasta, harían falta 5 planetas. ¿Para qué? Para que hubiesen suficientes materias primas y suficientes cosas que comprar para todos. Ya que el número de consumidores está creciendo por segundos y es algo que no estamos consiguiendo evitar, por falta de educación.

Es por ello que es una idea estupenda leer y aprender acerca de este tema. Por ejemplo leer Cómo dejar de malgastar el dinero, nos puede ayudar a hacernos una idea de qué hacer con nuestro dinero.

 

Instrucciones

  1. Es intrusivo: una consecuencia del consumismo descontrolado es que no nos deja disfrutar de ninguna faceta de nuestra vida sin gastar dinero o pensar en gastarlo, debido a tener la publicidad y el consumismo rodeándonos por todos lados.
  2. No satisface nuestras necesidades reales: por mucho que gastemos nunca nos sentiremos satisfechos. Una de las consecuencias más comunes de los consumidores descontrolados es que creen que el consumismo cumplirá todos sus deseos en la vida. Eso les lleva a gastar todo su dinero, e incluso el que no tienen, en cosas que no necesitan y que no quieren realmente. La base principal del consumismo es crearnos necesidades que no tenemos o no sabíamos que teníamos para que nos sintamos abrumados por ello y no dudemos en comprar sus productos. Pero debemos saber dónde están los límites, ya que hay personas que anteponen prioridades como la comida o el alquiler a comprarse una camiseta de última moda, porque creen necesitarla porque le han hecho creer que eso le hará más feliz.
  3. El consumismo excesivo restringe las elecciones y la vida en sí: incluso si el consumismo nos hizo sentir bien, no es una filosofía muy aceptable en la que basar nuestras sociedades porque debemos ser capaces de poder elegir y dirigir nuestras vidas sin que intenten decirnos qué hay o no que comprar. Nos venden el consumismo como sinónimo de “buena vida”, pero en absoluto es así, ya que hay muchísimas personas a lo largo y ancho del mundo que viven con poco y son un millón de veces más felices y se sienten más llenos que las personas que basan su vida en el consumismo.
  4. Es insostenible en el tiempo: nuestro planeta crece en población rápidamente con un conjunto finito de recursos naturales. Estamos sobrepasando los límites del planeta de la manera en la que estamos viviendo, y el consumismo descontrolado no ayuda. Está claro que necesitamos más educación para poder evitar que esta situación siga aumentando y las consecuencias no vayan siendo imposibles de remediar.
  5. Provoca el uso indebido de las tierras y los recursos: tiene enormes impactos sobre el medio ambiente y su sostenibilidad, como hemos comentado con anterioridad.

Consejos

Debes tener en cuenta los siguientes factores para evitar que tu consumo se convierta en algo descontrolado y tenga consecuencias negativas, tanto para ti como para tu familia:

  • Condiciones económicas: sabemos cómo la situación económica del país y del mercado de valores está fuertemente ligado a las decisiones que vas a tomar en tus gastos. Esto es válido sobretodo para comprar vehículos, casas, electrodomésticos, etc. Hay muchos entornos que conseguirán que te sientas seguro y dispuesto a disfrutar de tus compras sin pensar en los problemas económicos que hay fuera de tus tiendas preferidas.
  • Preferencias personales: cada consumidor está influenciado por sus propios gustos, prioridades y valores. Es por ello que cada industria busca la manera de llegar a cada una de las personas que siguen las diferentes áreas: moda, alimentación, etc. Aunque podamos estar influenciados por la publicidad hasta cierto punto, nuestros gustos marcan más que cualquier tipo de influencia en la compra final que realizaremos.
  • Influencia del grupo: sabemos que la influencia de nuestro grupo afecta a nuestras decisiones cuando nos decidimos a consumir. El grupo que nos influye en término principal es nuestra familia, a continuación los compañeros de clase o nuestros amigos, etc. Si algo es del agrado de nuestro hermano, por ejemplo, prestaremos más atención a ello sólo porque a nuestro hermano le gusta.
  • Poder adquisitivo: nuestro poder adquisitivo es un papel importante que influye en nuestro comportamiento del consumidor. Generalmente analizamos nuestra capacidad para comprar antes de tomar una decisión, pero si no logramos satisfacer nuestras ganas de consumir nos sentiremos frustrados. La frustración es muy peligrosa para saber cuánto tiempo tardaremos en ir a realizar nuestra próxima compra, ya que deberemos acabar con nuestra sensación de fracaso debe acabar.
¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.