Las setas son una exquisitez gastronómica, desde los más comunes champiñones a los boletus y tantas otras que son las protagonistas en los mejores restaurantes y que se suelen prodigar en el otoño, sobre todo. La cocina de las setas es muy amplia y variada, pues cada seta tiene sus matices, textura y sabor.

Lo habitual es salir al campo a recogerlas, pero sólo deben hacerlo quienes conozcan bien las setas porque existen muchas variedades que son muy peligrosas e incluso puede causar la muerte su consumo.

Dos buenos artículos que también te pueden ser de utilidad: Cuáles son las Setas Comestibles más Comunes en España y Cuáles son las Setas Venenosas más Comunes en España

Por eso, si eres una persona amante de las setas comestibles, seguramente te habrás planteado en más de una ocasión la posibilidad de cultivarlas en tu casa y por tu propia cuenta, para así abastecer tu cocina y las de tus amigos, y dado el alto precio que suelen tener en las verdulerías, incluso venderlas como fuente de ingresos.Te indicamos varias maneras de cómo cultivar setas comestibles.

¿Que necesitas para cultivar setas comestibles?

  • Fardos de paja con micelios
  • Bandejas y cajas
  • Sustrato con micelios
  • Troncos con micelios
  • Agua
  • Lugar adecuado

Portobella mushrooms on white.

Instrucciones para cultivar setas comestibles

  1. El sustrato. El sustrato es la materia donde crecerán las setas, y estas se pueden cultivar en tierra y otros materiales, pero es muy corriente hacerlo en pacas o fardos de paja compacta cubiertas de plástico negro. En la paja se ha sembrado o inoculado -sería más correcto decir- el hongo que luego dará la seta buscada. En el plástico que envuelve el fardo hay que hacer agujeros de unos cinco centímetros de ancho para que las setas salgan al aire. Lo habitual es hacerle diez agujeros.
  2. A la sombra. Las setas necesitan sombra, aunque no es necesario que estén en oscuridad, pero sí lejos de la luz directa del sol. Puede ser que quieras colocar una paca en un patio o terraza y no haya ninguna zona de sombra, coloca la paca de forma que la parte de los orificios quede en vertical y de espaldas al sol, creando su propia sombra.
  3. Temperatura suave. La temperatura ideal para las setas es suave, entre 15 y 20 grados centígrados, y piensa que si la temperatura sólo sube o baja unos pocos grados, las setas van a crecer mas lentamente, y si las tuvieras con frío o calor, probablemente no obtengas muchas setas o ninguna.
    Shiitake mushrooms in the market.
  4. Necesitan humedad. Las setas y hongos en general necesitan humedad para desarrollarse, por lo que es imprescindible conseguir un entorno húmedo. Si no es así, puedes regarlas por aspersión y pulverizar directamente sobre cada orificio tres veces al día si el ambiente es muy seco, un par de veces al día si la humedad es normal, y una o ninguna si el ambiente es muy húmedo. Deberás ir probando y viendo cómo se desarrollan las setas acorde al riego que les das.
  5. Crecen rápido. Una vez que tengas un entorno de luz y humedad apropiado, las setas comenzarán a crecer muy rápidamente, de manera que verás aparecer los primordios o “capullos” de las setas enseguida, y en una semana o diez días estarán listas para que las recolectes. Mientras las setas se desarrollan, también necesitan humedad, por lo que pulverízalas todos los días.
  6. La recolecta. Cuando haya pasado ese periodo de tiempo, verás las setas completamente formadas, por lo que es el momento de que las coseches. El proceso es simple, arranca todo el racimo con un giro rápido hacia arriba con la mano.
  7. El método del terrario. Puedes utilizar otros métodos alternativos para el cultivo de setas. Busca bandejas como las usadas para alimentos en los supermercados, o para cubitos de hielo, o algo similar, aunque es preferible que tengan cierta profundidad, de unos 15 centímetros. Lo ideal es que puedas guardarlas en un sótano o sitio similar, bastante oscuro y con cierta humedad. También puedes utilizar contenedores más grandes como peceras o cajas de madera o plástico. Rellénalas de un sustrato que puedes combinar, como podría ser abono, harina de centeno, serrín o viruta de madera, al igual que paja. Planta los micelios de las setas en ese sustrato a 5 cms de profundidad y con varios cms entre cada uno de ellos. Las bandejas o cajas debes ponerlas al sol o a una temperatura constante de 21 grados durante varias semanas, para después pasarlas a un lugar donde la temperatura la puedas bajar a unos 16 grados. Cubre los micelios con tierra para macetas y déjalas otras tres semanas, regándolas con un poco de agua todos los días. Después, recoléctalas cuando veas que una especie de piel o velo que une el sombrero cabeza de la seta con el pie se despega. Arráncalas con un giro rápido hacia arriba o córtalas con un cuchillo por la base.
  8. El método del tronco. Otro método de cultivo de setas es en troncos. Se utiliza sobre todo para cultivar la seta shiitake y la ostreatus. Esta última es muy común en las tiendas de alimentación y la primera se ha ido introduciendo gracias a su gran sabor. Puedes adquirir troncos ya inoculados con micelios de setas. Debes mantener los troncos a la sombra y donde no les dé el sol ni el viento. Riégalos diariamente con una manguera pero cuando empiecen a aparecer las setas, debes parar y dejar de regarlos. Una vez maduradas las setas, arráncalas con un giro seco o córtalas por la base con un cuchillo o navaja.

Consejos para cultivar setas comestibles

  • Las setas se reproducirán en gran cantidad para lo que es un consumo doméstico, pero es mejor recolectar las setas y guardarlas en la nevera en lugar de dejarlas en la paca, porque ahí se pueden endurecer y resecar.
  • Si ves una especie de polvo blanco, tienes que saber que no le pasa nada, pues son las esporas -como las semillas de las plantas-, y se limpia con facilidad.

Cómo cultivar setas comestibles

¿Te ha gustado?