Una inspección de trabajo puede ser más que un mal sueño, una pesadilla. Cuando se aborda  el tema de los  sueños la  diversidad  de  opiniones es tan vasta  como  los caminos  inexplorados  en  nuestra  mente. Sin embargo los  psicólogos, que  figuran como  unos de los profesionales más  entendidos  en la  materia, hacen referencia  a  los “ sueños tipo”, que  no  son más  que  sueños  recurrentes  en  las  personas, con  total  independencia entre ellas.

Si aún  no queda claro  lo que  pretendemos  exponer, recuerde  que  alguna  vez ha soñado que  cae  de un barranco, o que  se queda desnudo  en  medio de  la calle, o simplemente  corre porque se siente perseguido. Pues  bien, eso  le   pasa  a un millón de gente  además  de usted.

Este artículo donde también te explicamos cómo superar una inspección de trabajo puede ser de tu interés

Por eso no  es importante  que  nos  conozcamos todos  para tener los  mismos sueños, sin discriminación de raza  o estatus social. Basta la similitud de  nuestra cotidianeidad  para  que  las preocupaciones  sean afines, para  que los  sueños, y  mucho mejor  las  pesadillas, sucedan,  aun  cuando  estamos  despiertos.

inspeccion

La pesadilla  más popular  en  la  sociedad  actual

Primero que  todo  dejemos  claro que  nuestro artículo para nada pretende  aterrorizarlo,  solo  tratamos  de dar  una  nueva  óptica a  su vida,  canalizando  sus  preocupaciones de  una  manera…original. Ahora centrémonos  en  el tema que  nos  compete, su  pesadilla  cotidiana, que  con nuestros  consejos  pretendemos  mitigar.

Uno de los  temores  más  generalizados  en  la sociedad  actual es  el  temor  a  la pérdida de los  bienes, bienes  que usted  ha logrado acumular a  lo  largo de su vida  mediante  un esfuerzo realizado en  el  trabajo en el cual  se desempeña. Sin embargo, cuando entramos  a  analizar de  manera un poco más  profunda, la pérdida de  los  bienes  no le  aterra  tanto, si usted cuenta con  una  fuente  sólida que  le permita adquirirlos nuevamente.

Si de manera experimental usted  elaborara  una lista  donde  reflejara los  bienes  o cosas  a  los que  está  dispuesto a renunciar, no  podríamos  definir de  forma exacta  a que  renunciaría, pero lo que  si podemos afirmar  es que en dicha  lista  no figuraría  su mayor  tesoro, su fuente de  solvencia, o sea, su trabajo.

El trabajo es  la actividad  mediante  la  cual usted  se desenvuelve, siempre con el fin de ganar  dinero, para  garantizar en la  medida  de  sus  posibilidades, los  bienes que  lo confortan, y por qué no, sus sueños. El trabajo  no tiene que  ser  divertido, sino bien remunerado, pero  lo más  importante  para  usted, es que  el  trabajo sea  sobre  todo constante.

Es por ello que   mientras  hay  trabajo, mientras  todo está  bien en la  oficina, usted se  siente tranquilo, saludable. Pero  basta  que  las  cosas  se desestabilicen un  poco en  la  oficina para  que  su  vida  tiemble  cual terremoto, y aquí es cuando  entra  en juego la pesadilla más  temida  de  nosotros  los trabajadores, “Una inspección de trabajo

¿Cómo descubrir una  inspección de trabajo?

Las inspecciones  de trabajo siempre son mal recibidas,  no  importa de dónde vengan ni cual sea  la finalidad  de la  revisión.  El hecho  de sentirnos  revisados,  vigilados, provoca una sensación de rechazo,  una  resistencia  involuntaria que  dificulta  la  comunicación entre  las  partes.

Modalidades

Las  inspecciones  de trabajo tienen dos  modalidades  fundamentales, las  que  se anuncian con anterioridad, y las  sorpresivas.  La diferencia  entre ambas es que  en una se  avisa a los  trabajadores  para que  se vayan predisponiendo con tiempo, y  en la  otra el factor  sorpresa, importantísimo  para  la revisión,   provoca un  golpe  de mal humor  tan fuerte, que  puede  generar  daños colaterales  a su organismo.

Usted, como todo el mundo, odia  ser revisado  o supervisado por alguien que  solo busca hallar una falla  en  su sistema de trabajo. Se  siente  amenazado, porque una debilidad puede atentar contra  su prestigio o  contra  algo mucho  más  serio,  su contrato. Aunque  usted  está  consciente de la calidad  de su  desempeño, ello  no  impide   que  exista  una  debilidad, un lado  sensible  en  el desarrollo de  su  actividad. Al fin y al cabo no somos perfectos. Por eso se siente  amenazado, mira  al  inspector  o supervisor  como  su enemigo, y  si en  un momento  este  intenta acercarse a usted y tenderle  su mano, usted, lejos  de verlo como  una  ayuda  lo verá como una provocación.

inspeccion

Por ello, partiendo  del  punto  de que  aunque  usted odie  las  inspecciones  laborales  estas no van a  desaparecer, lo incitamos a  que  se prepare para  ellas  desde  un punto  de vista  positivo.

Que  aprenda  a  canalizar las inspecciones  desde  una  óptica  constructiva,  a  fin de lograr una  excelente  relación con su  inspector, trae  como beneficio que pueda  fortalecer su  trabajo  basado  en  las debilidades que le fueron identificadas, al  mismo tiempo que  su  relación influya  para  la opinión que  reflejará  de usted el  inspector  ante  su jefe.

Para  ello  es muy  importante que  usted se sienta  preparado  para  recibir  tal inspección, lo que  afianzará  su seguridad  y por tanto  se sentirá  más  sereno.

Cómo saber  cuándo se acerca  una  inspección laboral

Lo mejor que  tiene  nuestra  vida es que  todo a nuestro  alrededor  se  comporta de la misma  manera, sin  embargo nosotros nos  empeñamos en  diferenciar las  cosas  denominándolas  de  maneras  diferentes.

Si no  lo ha  notado fíjese  ahora, y descubrirá  que  la oficina es  como nuestra  familia,  o  como el  edificio donde  tenemos  un piso. Nuestros  compañeros  representan los  personajes,  sólo que con diferente  nombre y  diferente  peinado, pero al final la esencia  sigue  siendo  la  misma. Solo se  trata de ser un  poco más  perceptivo  y usted podrá darse cuenta  de  cuando está  por  venir “Una inspección de trabajo”.

Tal y  como  los  animales advierten los  problemas  percibiendo  los  cambios  a  su alrededor,  usted es perfectamente  capaz de  darse cuenta  cuando está por venir una inspección de trabajo, para ello basta analizar su entorno de manera  detallada.

  1. Lo primero es  observar de  cerca  a su  jefe, quien  circulará   de manera  más frecuente y  sin un motivo  sólido, por  los  puestos  de trabajo. Ello es un  punto  importante  para ponerlo sobre aviso.
  2. A  partir  de entonces  resulta frecuente  que  se  realice  una reunión, la cual usted  no entiende  bien  qué objetivo  tiene, pero  no lo  cuestiona, al  fin y al cabo ¡Es el jefe!.
  3. Y  por último, notará  algo raro en   el comportamiento  de sus  compañeros, que  comenzarán a  actuar de  forma  nerviosa a  medida  que  vayan  conociendo la  inmediatez de dicha  inspección.

Todos  estos  factores  juntos  le darán la certeza  de que  está  por recibir…!una inspección laboral!

El sosiego  laboral

inspeccion

Basados  en  lo que  comentamos anteriormente, nuestra oficina no dista mucho de la jungla,  aunque el estar  siempre alerta nos  puede  proporcionar buenos  resultados. Por  otro lado resulta  estresante y agotador estar  constantemente  al pendiente de  nuestros  compañeros, sobre todo  cuando existen  métodos  mucho  más tranquilos  para  sobrevivir.

¡No  se asuste!,  ¡no le estamos  pidiendo que  renuncie!, pero  está  claro que  usted no puede  vivir  su vida  esperando  una  inspección  y  con el temor de tener un despedido procedente ó improcedente, como resultado de ella. En cambio, si  usted aboga por  la paz y la serenidad  en  su  trabajo, puede que  se sorprenda  de los  resultados  que  será  capaz de  obtener.

Piense ante  todo que usted  es un  ser humano  como  otro cualquiera. Documéntese un  poco y sepa  que  si  tiene  entre  uno y treinta  y dos  defectos, puede  considerarse un  hombre  casi perfecto,  la  media  tiene entre  treinta  y  tres  y  noventa.  Sepa  además  que  todos  somos  necesarios  pero  nadie  es imprescindible, por  tanto, uno que  ocupe  su puesto  no tendrá  que  ser necesariamente  mejor  que  usted.

Piense  además  que  lo más  importante, lo que  perdura cuando usted  mira hacia atrás, son los  momentos  felices que  pasó con su  familia,  no  el informe  perfecto  que  entregó  a  la junta  directiva,  ni la  palmadita que  le  dio  su jefe  luego de almorzar. Aprenda  de esta  manera a  valorar  lo que  realmente  importa, dele  al trabajo  el lugar  que  merece, y  sepa  que  la familia  es  como una  bola  de  cristal, una  vez que  se rompe, es  casi  imposible  de  componer.

¿Te ha gustado?