La globalización, la proliferación de los dispositivos móviles y la interactividad y verstalidad que aporta Internet ha provocado la aparición de nuevos modelos de negocio, entre los que se incluyen los blogs donde ya es posible ganarse la vida con ellos, algo que empezó como simplemente superar el aburrimiento. Sí, cómo lo lees. Las denominadas bloggers e influencers están creciendo con fuerza y cada vez son más marcas los que demandan este tipo de contenidos patrocinados aprovechando su tirón para intentar aumentar su cartera de clientes a través de la publicidad. El periodismo es otro de los campos donde ha habido modificaciones. Las redes sociales han abierto el camino al denominado periodismo ciudadano, donde todos pueden ejercer de periodistas.

¿Qué es un blog?

A buen seguro que has oído muchísimas veces la palabra blog, pero que si ahora te preguntas una definición no la acabas encontrando. Sin embargo, esto no va a cambiar a partir de hoy. Un blog no es otra cosa que un diario digital donde cada autor va anotando contenido de forma cronológica. Sería una especie de diario personal pasado a Internet. ¿Verdad que cuando escribes tu diario personal, cada página va por orden? Pues en el blog también. Este concepto surgió a finales del siglo XX y es la abreviación de lo que se conoce como weblog, término acuñado por Jorn Barger y Peter Merholz. Con el tiempo surgieron palabras relacionadas como el blogging, o la que ya hemos utilizado anteriormente (blogger), además de blogosfera o Vblog, entre otras.

Un blog no deja de ser un sitio web normal y corriente, como podrías encontrar en cualquier otro site. Sin embargo, la principal diferencia radica en el tipo de contenido que puedes encontrar. Como hemos explicado algunas líneas más arriba se centra en mostrar publicaciones a modo de diario personal organizadas de forma cronológica a como se han escrito. De hecho, cada vez son más los sitios web de empresas que apuestan fuertemente por un marketing de contenidos en forma de blog. Su objetivo no es otro que reforzar su estrategia SEO mejorando su posicionamiento web en buscadores. Aportan un valor añadido a su público objetivo, además de vender productos y hacer promoción de forma explicita. Además, utilizan aquellas palabras clave elegidas de forma anticipada por el buscador, en función de los términos que más se buscan y que sirvan para orientar lo que se conoce como agenda setting.

La historia de los blogs se inicia a finales del siglo XX siguiendo el mismo curso que otros grandes descubrimientos como Facebook. Si Mark Zuckerberg creó una red social que pretendía alinear en un mismo grupo a todos los estudiantes de un campus universitario, un estudiante conocido como Justin Hall utilizó una página web por primera vez a modo de diario personal. De ahí, siguieron muchos otros blogs hasta que a día de hoy es concebido como una forma de trabajo más. En pleno apogeo de emprendedores, muchos han encontrado en estos diarios personales la forma de crear contenido de calidad con la total libertad dentro de los límites que establece la ley obviamente.

Ventajas de ganar dinero con un blog

Con todo, los blogs y su utilización como modo para ganar dinero aporta numerosas ventajas para los usuarios que optan por utilizarlas. Las más destacadas son las siguientes:

  • Libertad absoluta. Eres dueño de tu blog y, por tanto, cuentas con la potestad de elegir aquellos contenidos que quieras redactar y el modo en el que quieras promocionarlos. Eres tu jefe y, por tanto, eso va tanto en lo bueno como en lo malo.
  • No hay horarios. Esto puede ser positivo porque tienes la capacidad de decidir qué horario laboral quieres seguir. Sin embargo, también puede tener su desventaja. Los límites te los pones tu mismo y no tener un jefe que te obligue a trabajar durante unas horas determinadas puede jugar en tu propia contra.
  • La oficina es donde tu quieres que lo sea. Muchas veces, los desplazamientos al trabajo y la vuelta a casa son un impedimento a la hora de buscar un trabajo. Por ello, el denominado teletrabajo está cobrando tanto éxito. Con un blog puedes trabajar desde donde tu quieras.
  • No hay límites editoriales. Otra de las lacras del periodismo actual en España son los límites políticos y económicos que marcan las grandes corporaciones y que impiden, en muchos casos, contar con una libertad de expresión total y absoluta. El blog no debe nada a nadie y, por tanto, cuenta con la capacidad de escribir y sacar a la luz lo que a cada uno le venga en gana.

En este sentido, los blogs son la solución para mucha gente para contar con unas condiciones de vida realmente adecuadas, libertad para trabajar cuando uno quiera desde donde lo desee y ser su verdadero jefe, tanto para lo bueno como para lo malo.

Cómo ganar dinero con un blog

La mayoría de personas ponen en marcha su blog sin saber ciertamente si lo pueden acabar monetizando. Muchos, incluso, lo ven una leyenda urbana. Sin embargo, al igual que ocurre en el mundo youtuber, se puede llegar a ganar mucho dinero con la redacción de un blog. Los límites te los marcan tu mismo. Dependiendo del impacto que puedas tener con tu trabajo puedes entrar en el club de la mayoría que son capaces de monetizar unos céntimos al mes hasta convertirte en uno de los bloggers más reputados como ocurre en Estados Unidos, donde algunos son capaces de ingresar hasta seis cifras en su cuenta bancaria a través de su blog. Pero, la pregunta es clara: ¿Cómo conseguimos ganar dinero con un blog? Lo primero, lo dicho anteriormente. Los límites te los marcas tú. No hace falta dedicarle ocho horas como en cualquier trabajo normal, pero obviamente, como en todo, cuántas más horas le dediques más posibilidades tienes de aumentar tus ganancias. Como en todo negocio, especialmente en sus inicios, toca picar piedra hasta situarlo en lo más alto donde ya podemos empezar a relajarnos un poco más.

Los pasos para conseguir ganar dinero con un blog son muy claros. El primero es obvio: crear tu propio blog. Pero, aquí empieza el kit de la cuestión. Podemos optar por un blog gratuito, o en cambio, comprar uno. La mayoría opta por lo gratuito y comete el primer error, ya que la propiedad del contenido no es suya. Sin embargo, pagando entre 5 y 10 euros al mes podemos tener un dominio totalmente propio que nos dé total libertad y control sobre nuestro trabajo. Una vez tenemos nuestra plataforma creada, debemos ofrecer valor al consumidor. Somos nuestra propia empresa, y como realiza toda compañía, debemos ofrecer un punto diferencial que atraiga a los lectores. En nuestro caso, nuestro producto es el contenido que creamos. Debemos elegir una temática con gancho, que sea interesante y que dé ganas a todo el mundo de leerlo. Antes de empezar a escribir, realiza un gráfico DAFO personal para detectar aquellos temas en los que puedes marcar la diferencia y crear artículos que resulten excelentes a ojo de nuestro público objetivo. Obviamente, también puedes utilizar alguna de las herramientas que encontrarás en Internet y que te permiten conocer aquellas temáticas de las que más se habla y que, por tanto, pueden ser sinónimo de clicks para nosotros. También piensa en el formato utilizado. A veces el texto no es la mejor opción. Una imagen o un vídeo vale más que mil palabras. O eso dicen.

Una vez tengamos el contenido de calidad, es necesario darlo a conocer. Tan o más importante es el trabajo de creación de marca que hagamos fuera de nuestro blog como el propio contenido si queremos llegar a ganar dinero con nuestros artículos. Establece relaciones en redes sociales y realiza trabajo de networking. Sin embargo, otro de los errores es limitarse a entrar a alguna aplicación de contenido como Hootsuite, programar los tuits y las publicaciones en Facebook e Instagram y dejarlo allí. Además de compartir nuestro contenido, también debemos buscar otros nichos de mercado como grupos relacionados con el tema, generar debate con nuestro público objetivo y acciones que inciten a los demás a compartir nuestro contenido. El trabajo que hagamos generará una reputación, ya sea positiva o negativa. Dependerá de cómo quieren que nos vean. Ojo, a veces ser odiado también es sinónimo de dinero. El fútbol es uno de los mejores ejemplos donde los aficionados de otro equipo también miran que dicen los sitios del equipo contrario. Todo estos son los pasos para conseguir crear un sitio de referencia. ¿Has llegado a este punto? Enhorabuena, te has ganado el derecho a elegir cómo quieres sacarle partido a tu blog. Existen muchas opciones, y todas ellas correctas. Lo más normal es buscar anunciantes que aproveche el tirón de nuestro blog a nivel de visitas para establecer publicidad. También puedes vender productos de otra empresa y quedarte una comisión. El denominador común en cada caso son las visitas y, por tanto, si queremos ganar dinero hemos de atraer a usuarios hacia nuestro blog. El tráfico es la clave de todo.

¿Te ha gustado?