Para empezar, debemos decir que, aunque la inmensa mayoría de la clase media y baja de la humanidad crean que este es imposible, no lo es. Y existe toda una nueva ciencia del buen vivir que demuestra que se puede trabajar únicamente para aprender y dejar que las inversiones y rentas de activos ganen dinero para uno, es decir, que mientras los activos hacen el trabajo de ganar dinero para su propietario, el propietario puede invertir su tiempo en otras cosas más creativas y generadoras de bienestar.

Por supuesto que es posible y muy aconsejable. Puede que sea un poco difícil asimilar las ideas que comporta esta perspectiva de la vida, porque implica cambiar las viejas ideas con que hemos sido educados, que se encuentran férreamente asentadas en nuestra psique, en los programas más profundos de nuestro subconsciente.

Pero vaya si es posible, sino ¿por qué crees que existen los ricos?

En esta nueva entrada vamos a explicar cómo piensan los ricos, y cuáles son las fórmulas mágicas que les permiten vivir por todo lo alto sin trabajar, o bueno, sin trabajar para ganar dinero, ya que su dinero hace esa rutinaria y aburrida labor por ellos.

Libertad financiera

Este es el término que mejor explica el proceso por el que nuestro propio dinero puede liberarnos de la carga de ganarlo, ya que nuestra economía se ha convertido en un sistema de autofinanciación, o un sistema autónomo de generar dinero por sí mismo, sin que nosotros nos tengamos que preocupar de otra cosa que no sea cultivar el arte, las ciencias, el altruismo, el progreso humano, el medio ambiente y todo lo que nos pida el alma una vez liberada de la carga de buscarse el pan.

El concepto fue acuñado por primera vez por un escritor norteamericano llamado Robert Kiyosaki, autor de un libro cuya revolución psico-financiera no ha hecho más que empezar, y que se llama “Padre Rico Padre Pobre”, que se encuentra disponible en pdf desde multitud de enlaces, aunque es recomendable comprarlo y tenerlo físicamente en la mesilla de noche para releerlo tantas veces como sea necesario mientras se sea dependiente del dinero.

¿Que necesitas para ganar dinero sin trabajar?

  • Cambiar de mentalidad
  • Querer ganar dinero

Instrucciones para ganar dinero sin trabajar

Cambiar todas las creencias de una mente pobre. Éste parece ser el pilar fundamental de una vida sin tener que trabajar por el dinero. Para alcanzar la abundancia material y abandonar el ciclo de la pobreza y servidumbre, lo primero que hay que hacer es pensar como lo hacen los ricos. Y esto de consigue poniendo patas arriba todas nuestras creencias de pobres y de medio-clasistas, para después tirarlas todas a la basura y reemplazarlas por las creencias que tienen los ricos. Para ser rico, debes pensar como piensan los ricos, y para ello deberás dinamitar algunas falsas creencias con las que te han “educastrado”:

  1. Los ricos son mala gente y los culpables de que haya tanto pobre. Cuando vemos pasar a un rico con su flamante coche la gente del pobre-pensamiento dice para sí “qué cabrón, a cuántos habrá robado, cómo despilfarra mientras la gente buena nos rompemos los cuernos trabajando”. En principio no sabemos de dónde sacó su dinero, no nos interesa, eso nos envenena. No somos jueces, si lo juzgamos y lo condenamos nos condenamos a nosotros mismos, y no es broma, ya lo dice el evangelio y, en esta parte es cierto, lo creas o no: “como juzgues serás juzgado”, y cuando condenas tú te condenas. Lo que tienes que hacer cuando te acechen este tipo de pensamientos y sentimientos de envidia es, ser empático, es decir, ponerte en sus zapatos, y pensar como lo hace un verdadero librepensador, como hacen los ricos de verdad: “ese tío es admirable, yo quiero ser como él, en el fondo yo puedo ser como él, vamos a ver si me entero cómo lo hizo, vamos a pegar la oreja a ver si se me queda algo de esa magia…”.Cómo ganar dinero sin trabajar
  2. Para ganar dinero hay que sudarlo, sólo se gana dinero con esfuerzo. Por desgracia el evangelio también está lleno de patrañas como ésta. Con esfuerzo lo que se consigue es sudar, eso es cierto y está bien cuando estás en el gimnasio o escalando una montaña, pero para ganar dinero no. Después de cambiar la envidia por admiración, deberás cambiar tu concepto de la economía. Deberás pensar como piensan los bancos y no como quieren ellos que piensen. Debes evitar que te financien y financiarte tú mismo, lo que no te puedas financiar no lo adquieras, así de simple. Sé que te han inculcado que los “activos” son lo que va en la otra columna de los pasivos. Pero eso es falso, eso es lo quieren los bancos que creas. Tu casa, tu coche, y todo lo creas que es tuyo, mientras no lo has terminado de pagar no es tuyo, es del banco y está ganado dinero para ellos. Lo que verdaderamente es un activo, y es la única definición que debes aprender, es: lo que pone dinero en tu bolsillo. Y pasivo es: aquello que te saca dinero de tu bolsillo.  Entonces, por más que el banco califique a tu casa, tu empresa y a tu mujer (con perdón) como tus activos y te los ponga en una Columba que pervierta tu verdadero balance, mientras te saquen dinero del bolsillo serán pasivos. Vivimos endeudados, vivimos para los bancos. Nos hacen adictos a un salario para que no podamos escapar a esta situación y nunca adquirimos verdaderos activos, nunca adquirimos propiedades o elementos que nos produzcan rentas permanentemente y que nos hagan libres del salario, libres de los bancos. Salir de la trampa es muy difícil porque hay mujer, hijos, y un millón de gastos que te impiden juntar ese diner que te permita financiar esos elementos “rentables”, ya que si no los has heredado o te ha caído de un premio, una lotería o algo así, y además has tenido el valor de sembrarlos a largo plazo afrontando sacrificios y carestías hasta verlos dar fruto, no podrás salir de la trampa. Es una trampa sofisticada, casi infalible, la han perfeccionado durante miles de años, y no es difícil darla una patada y volverse un ermitaño al margen de la corriente general para autofinanciarse poco a poco, gota a gota, y construir o reconstruir los activos que te permitan vivir sin trabajar, pero sí se puede y cada vez hay más gente que lo está consiguiendo.Cómo ganar dinero sin trabajar
  3. Naciste pobre (o medio-clasista) y no puedes dejar de serlo, es tu destino ser pobre. Nada más falso, el Universo es abundancia y hay abundancia para todos. Que alguien sea rico no implica quo otro tenga que ser pobre, las clases sociales son un invento para que unos se crean ovejas y otro pastores que les corten la lana y les ordeñen plácidamente, y luego están los lobos que se alimentan de ambos. Pero podemos ser cabras y tirar al monte, y darles a unos y a otros. Nacimos libres y podemos recuperar nuestra libertad natural. Nacimos de una fuente de abundancia y podemos retornar a ella entes de que nos visite la parca. Construir o reconstruir nuestros verdaderos activos y empezar a autofinanciarnos no es fácil ni inmediato, pero se puede. Se puede y se debe salir de la cárcel de perfumes y algodón donde nos han encerrado nada más nacer. Yo también tuve, como Kiyosaki, un padre rico, un librepensador, un forjador de la transición económica en los tiempos de la transición política española, el cual decía: “La vida es cara, sí. La hay más barata, eso es cierto, pero no es vida”.
    Cómo ganar dinero sin trabajar

Se puede ser rico y estar temporalmente arruinado, arruinado por la “educastración” que padecemos nada más nacer, o arruinado en función de las circunstancias y los abusos del voraz sistema financiero que nos ha tocado vivir. Pero todo eso es temporal para alguien que es rico de verdad, para el auténtico librepensador capaz de escalar en solitario las más altas y prohibidas cumbres del conocimiento.

Sin embargo, aquel que tiene mentalidad de pobre y piensa como los pobres, seguirá siendo pobre por mucho dinero y poder que tenga, ese dinero y ese poder también es temporal.

Lo que importa es el ser y tú puedes ser rico en cuanto decidas serlo, en cuanto decidas que puedes recuperar tus activos y que ellos ganen tu dinero por ti, y puedas ser libre para trabajar únicamente en tu propia piedra hoy quizás bruta, mañana quizás blanca y pulida como las estatuas de Miguel Ángel.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.