Prestar dinero disminuyendo los riesgos es posible; hacer esto es totalmente legal y recibe el nombre de crédito, ya sea de un capital que es privado o de un préstamo que se da entre los particulares.

Muchos no saben cómo hacer para poder prestar el dinero, además de que hay un gran temor de que no lo puedan recuperar.

Pero lo cierto es que se pueden prestar unas cantidades las cuales estarán respaldas con los términos legales y donde  tendremos muy bajo riesgo de ir a perderlo; continúa leyendo cómo prestar dinero.

El préstamo de dinero dentro de un cuadro legal es muy importante, incluso si se trata de un amigo o un familiar; esto te evitará bastantes dolores de cabeza en el futuro.

Muchas veces nuestros amigos nos ven en una buena situación y nos piden dinero prestado y nos vemos en una situación difícil porque sabemos que eso podría dañar la relación; por eso es importante, si vamos a prestar el dinero, hacerlo con todo lo legal.

Personas cercanas

No le vayas a prestar tu dinero a las personas que ni si quiera has visto nunca en tu vida, sólo debes prestarle el dinero a aquellos que sí conoces; los bancos se pueden dar el lujo de prestar bastantes millones a las personas porque tienen todas las herramientas para hacer diferentes estudios que les demuestren si es posible o no prestarle a esa persona, de otorgar o no un  crédito; pero como hacer eso está bastante lejos de tu alcance, debes buscar la manera de estar más seguro de que vas a tener de vuelta aquello que prestaste.

El registro

Una vez estés totalmente decidido a hacerle el préstamo a alguien, deberás hacer una carta para luego llevarla a “registro la propiedad”, es la mejor opción para que te salga gratis; también podrías ir a la notaria y hacer una escritura pública, pero tendrías que pagar un dinero bastante significativo; asimismo se podría contratar a algún abogado o un servicio especializado en créditos hacia terceros, pero saldría aún más caro.

El escrito es un contrato donde debes detallar claramente todas las condiciones y desarrollar cada punto, incluye la cantidad que prestarás y los intereses que vas a recibir por este préstamo (recuerda estar siempre dentro de la ley y nada de hacer usura).

El registro de forma escrita es la prueba que tendrás de estos préstamos y el que podrás emplear en caso de que se llegue a alguna demanda en caso de que no logres cobrar la deuda por otros medios.

Contrato

El contrato debe ser hecho por las dos partes, que ambos lados queden de acuerdo y con las condiciones claras; ya mencionamos que allí deben estar todos los términos y condiciones y también la manera como el dinero será pagado; el contrato podría ser renegociado en caso de requerirse, la idea es que este contrato se vea beneficioso para ambas partes.

Se puede estipular lo que pasará si cada pago del préstamo se hace con retraso ya sea de un mes, de dos meses o de tres meses.

Las copias

Es importante que hagas copias de este contrato para que tú quedes con una y otra para aquella persona a quien le vas a prestar el dinero.

Debes guardar esto muy bien, en un lugar que sea seguro y que sepas bien dónde lo tienes, además escanéalo para que también te quede de forma digital en algún disco duro.

Renegociar

Si se hace necesario volver a revisar los términos y renegociar, es bueno hacerlo; si se ve que el contrato deja de ser ventajoso para alguna de las dos partes y si los dos lados están de acuerdo en hacer cambios se pueden hacer sin ningún problema y es legal.

Los impuestos

Hacemos énfasis en que es muy importante poner los intereses que vas a recibir por haber prestado ese dinero, pues se hará necesario que cuando llegue el momento, los tributes ante la Hacienda como un capital que no es mobiliario y tampoco tiene una retención.

Es probable  que muchas veces les prestemos dinero a nuestros familiares a un 0% de intereses, y que lo más común es que se haga sin papeles, en este caso no hay que pagar nada.

Deducción de impuestos

Si bien es cierto que hay que pagar, también se pueden deducir los impuestos; esto por ejemplo se da si se compra  una casa y obtienes la desgravación de tus impuestos debido a que se adquirió la vivienda habitual sobre la ajena.

Inversión en negocios

Muchas veces quienes piden dinero prestado lo hacen para crear algún tipo de empresa o negocio, no es una mala idea que en lugar de prestar el dinero estudies muy bien de qué se trata y tal vez resulte mejor invertir en el proyecto.

Plan B

Debes buscar las formas de recaudar el dinero o de negociar otro plan para el pago si ves que los prestatarios se atrasan; como hay un contrato de por medio se vuelve un acuerdo que es despersonalizable y se hace más difícil que se dañe la relación personal que haya.

¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.