La amortización, consiste en dejar constancia de manera anual o mensual en nuestra contabilidad, de un gasto que hemos realizado. Esto se hace a lo largo de la vida útil, en la cual tenemos el uso y la posesión de un bien, de esta forma ese bien se esta amortizando.

Dicho de otra manera, los costes que suponen hacer una inversión, se reparten entre cada uno de los años en los que se utiliza esa inversión y durante los cuales, ese bien va a permitir obtener ingresos y beneficios.

Desde la perspectiva técnica y contable, nos encontramos que después de comprar un bien, este va perdiendo valor con el paso de los años, debido a su uso, es por ello que normalmente las empresas deciden establecer unos fondos de amortización, en ellos cada año, hacen un ingreso económico con el objetivo, de que cuando el bien finalice su vida útil, este quede amortizado y pueda sustituirse por otro que cumpla sus funciones.

Factores que influyen en la amortización

La vida física, la vida útil, es decir, el tiempo durante el cual lo usaremos, la vida técnica, que consiste en sustituir una bien, que a pesar de funcionar correctamente, decidimos sustituir por otro que cumple sus mismas funciones, pero que lo hace de mejor manera y de la que se sabe que se obtendrá un mayor rendimiento. Y por último la vida comercial, donde el inmovilizado que adquirimos, se encarga de fabricar un tipo de producto, que se acaba sustituyendose por otro, pues se emplean procedimientos distintos para su fabricación.

En el ámbito económico, cuando nos referimos a amortización, aparece reflejado el término depreciación.La cuantificación de la depreciación que se produce en los bienes, que forman parte del activo de una entidad empresarial, le llamamos amortización.

La depreciación de un bien se puede producir por tres factores:

  • La depreciación funcional: debido al uso continuado y constante del elemento.
  • La depreciación económica:  también recibe el nombre de obsolescencia, esta se da porque aparecen en el mercado innovaciones tecnológicas, que dejan al bien obsoleto en su proceso productivo.
  • La depreciación física: se produce simplemente por su deterioro, debido al paso del tiempo, sin importar si el bien se le ha dado el uso esperado o si ni siquiera ha llegado a desempeñado alguna actividad productiva.

Amortización Contable y Acumulada

La amortización contable, es la más común, aquella donde tenemos una misma parte de la amortización durante cada año contable, en ella se aplica el método lineal.

Un ejemplo sería: Compramos un horno que cuesta 12.000 euros, suponemos que tendrá una vida útil de siete años, pues dividimos el precio que nos costó, entre esos años, y el resultado será de 1.714, es decir, el dinero que perderemos cada año.

La amortización acumulada, consiste en la cantidad que hemos decidido amortizar en cada ejercicio contable, después se suman todas las amortizaciones de cada periodo y podemos saber la amortización total. Dicho de otra manera, nos lleva a conocer la pérdida de valor gradual que va sufriendo el bien según va llegando al final de su vida útil.

Esta amortización aparecerá reflejada en una cuenta de balance.

Amortización de una inversión o una deuda

Hablamos de La amortización de una inversión, cuando la inversión económica realizada ha acabado de pagarse y comienza a generar beneficios

Una deuda, es el dinero que pides prestado a alguien, pudiendo ser un banco o una persona.La amortización de una deuda hace alusión a los diferentes pagos fraccionados que debes a esa persona o entidad. La amortización indica la cantidad de dinero que debes pagar cada mes de forma fraccionada, hasta llegar a saldarla.

Amortización desde diferentes puntos de vista

Desde el punto de vista contable,hablar de amortización, es hablar de depreciación, es decir, nos referimos a la pérdida de valor que sufre el inmovilizado, esto se puede deber a varias razones: el paso del tiempo hace que se deterioren, el uso los desgasta, o por razones tecnológicas, pues quedan desactualizados respecto a otros del mercado.

Desde el punto de vista financiero ,cuando una empresa compra inmovilizado, se ve obligada a reservar un capital que acabará invirtiendo en esa adquisición. La amortización, es una forma de autofinanciación, pues permite recuperar los recursos que han sido necesarios para dicha compra. Ese dinero, se rescatará mediante el cobro de las ventas, descontando del beneficio la partida de amortización.

En el mundo de las finanzas, la amortización se refiere a la desaparición del crédito o deuda, mediante pagos que se realizan de manera sucesiva.

Desde el punto de vista fiscal,se nos enseña qué gasto por amortización puede la empresa deducirse en su cuenta de pérdidas y ganancias, también llamada cuenta de resultados. Para ello la legislación española tiene establecidas una serie de tablas, donde aparecen reflejados los diferentes tipos de amortización para los distintos activos, expresados en forma numérica y que se aplicaran en función de la actividad empresarial.

En dichas tablas se recoge, la depreciación acumulada, la cuota anual del activo a lo largo de su vida útil y el valor pendiente.

Amortización de un pasivo o un activo

Cuando la amortización es para referirnos a pasivos, es decir, que tenemos una hipoteca o un préstamo que debemos saldar, esta se irá reintegrando a través de un conjunto de pagos repartidos en diferentes meses o años, dividiéndose cada uno de esos pagos en dos partes, que son:  la parte del capital que se cancela y los intereses que surgen al fraccionar el pago.

Los sistemas de amortización de un pasivo son:

Sistema alemán: es un sistema de amortización fija, dónde la cuota que vamos pagando va decreciendo, ya que los intereses se van reduciendo.

Sistema americano: en este sistema, efectuaremos un pago de manera mensual, obteniendo la amortización del capital cuando se cancela el préstamo.

Sistema francés: es un sistema de amortización de cuotas, donde pagaremos de manera constante, cada mes. Dependiendo del dinero que hayamos pedido prestado al banco, nos corresponderá unos intereses, en este caso los primeros años se realiza un pago dónde los intereses son más grandes que el capital, y durante el periodo final del préstamo, los intereses se ven reducidos y es el capital el que aumenta.

También tenemos que tener en cuenta la amortización de activos, que se usa en el ámbito de la contabilidad. Si por ejemplo una empresa decide adquirir nuevos muebles, está realizando una inversión, que le supone un coste.

Con el paso de los años esos muebles pierden valor, hasta que acaban por tener un valor nulo y necesitan ser sustituídos por otros.

Es importante que sepamos que hay diferentes métodos para amortizar, y existen técnicas que nos ayudan a conocer cuál de ellos debemos emplear. A través del método de amortización se establecen las cuantías de amortización que se van a imputar como gastos en cada ejercicio económico. Los métodos de amortización, sólo distribuyen la cantidad a amortizar en el tiempo de manera diferente.

Estos métodos pueden ser: Amortización progresiva, amortización variable,  amortización acelerada, amortización constante, lineal o de cuota fija, aquí el bien va sufriendo una depreciación constante cada año, es el método más simple y más usado. Amortización decreciente por suma de dígitos y amortización decreciente con porcentaje constante.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.