Todas las empresas están regidas por un registro mercantil que recoge toda la información relativa a las sociedades, incorporando temas que van desde su estado económico, el número de trabajadores o su sector de actividad, entre otros muchos asuntos. El tamaño determinará su obligación a pertenecer en el registro mercantil o no, así como el riesgo de ser sancionado. Además, estas dimensiones también serán las que marcarán si la compañía está obligado a someterse a una auditoría externa por parte de los profesionales o, en cambio, se liberan de todo este tipo de funciones. Sea como sea, en el presente artículo vamos a descubrir todo lo que rodea al registro mercantil, lo que contiene, los beneficios y cómo podemos darnos de alta o acceder a él para conseguir información de la competencia. Si nuestro objetivo es invertir y sacar un beneficio, sin duda, nos puede ayudar.

¿Qué es el registro mercantil?

El registro mercantil es un documento, y además una institución, que tiene como función principal recoger toda la información relativa a todos los individuos ya sean físico o jurídicos que juegan un papel en el tráfico mercantil de un país determinado a nivel nacional e internacional. En el mismo, de acuerdo al Real Decreto 1784/1996, de 19 de julio que sirvió para aprobar hace poco más de dos décadas toda la normativa mercantil, aparecen todas las actas de los empresarios. A través de esta información los diferentes actores que tienen una relación profesional con ellos, ya sean porque son compradores o proveedores por ejemplo, pueden obtener datos sobre la situación financiera de la misma. De hecho, en muchos casos esta información es utilizada por la competencia con el principal objetivo de sacar una ventaja competitiva.

La estructura del Registro Mercantil es prácticamente igual a la del Registro de la Propiedad. No en vano, ambos organismos tienen la particularidad de compartir el mismo colegio profesional y de regirse por procedimientos que son realmente similares, además de utilizar métodos de financiación que también guardan numerosos puntos comunes. Cualquier persona que inicie un negocio tiene la posibilidad, o incluso la obligación, de abrir su ficha en el libro del Registro Mercantil. Obviamente, todos los profesionales que rodean a este tipo de registro se toman su trabajo muy en serio. En este sentido, cualquier tipo de modificación o cambio que se quiera hacer en cualquier ficha empresarial deberá ser correctamente acompañada de un documento público que acredite este tipo de modificaciones.

Una de las pocas diferencias que existe en este registro respecto al Registro de la Propiedad es la obligación que pueden tener algunas sociedades para inscribirse o no hacerlo. Lo que queda claro es que si una sociedad está obligada a inscribirse en dicho registro mercantil y no lo acaba haciendo pasará a denominarse como una sociedad de tipo irregular. Las denominadas sociedades de responsabilidad limitada son también conocidas sociedades mercantiles. Los conceptos básicos, a nivel societario, dejan claro que en este tipo de sociedades el empresario solo arriesga el capital que haya destinado a dicha sociedad. En cambio, en las sociedades de responsabilidad ilimitada arriesga hasta su propio capital personal.

Por ello, si quiere beneficiarse de este tipo de privilegios estará obligado a cumplir con sus obligaciones. Una de ellas incluye ceder toda la información mercantil al Registro, que está completamente abierto al público. Todas aquellas compañías que quieran ser sociedades mercantiles, y no estén inscritas en el registro, tendrán numerosos problemas añadidos. Además, aquellas que sí se hayan inscrito pero que no hayan cedido toda la información pertinente (como por ejemplo el depósito de cuentas) tendrán numerosos problemas para nombrar a nuevos apoderados y administradores. Es necesario rellenar un acta, y al ser expulsados del registro mercantil no será posible de realizar. Todas las cuentas anuales y el nombramiento de los nuevos profesionales encargados de auditar dichas cuentas también será competencia del Registro Mercantil.

En cambio, cuando hablamos de personas físicas es mucho menos habitual encontrar a empresarios independientes inscritos en el Registro, ya que no es obligatorio que lo hagan. Sin embargo, hacerlo comporta una serie de ventajas que debemos tener en cuenta a nuestro favor. Por un lado, en numerosas situaciones nos podemos encontrar con la necesidad de demostrar que un documento acreditaba un tipo de operación que por desconocimiento quizás nos tiran. El Registro Mercantil pone toda la información pública y, por tanto, es obligación de la persona leerse la documentación si fuera necesario. La finalidad del Registro Mercantil es organizar toda la información de las sociedades mercantiles, establecer un régimen jurídico que aporte seriedad al sistema económico español y que todas las empresas jueguen con la misma normativa. Sin embargo, hoy en día, la prensa generalista tiene en sus portadas numerosas trampas realizadas por compañías para evadir el pago de sus obligaciones ante la Agencia Tributaria.

Beneficios del registro mercantil

Con todo, el Registro Mercantil aporta numerosos beneficios a todos aquellos que decidan utilizarlo para obtener información. Los más destacados son los siguientes:

  • Establecer un reglamento. El mundo empresarial tiene que regirse por un reglamento para evitar que todo el mundo pueda campar a sus anchas. En este sentido, el Registro Mercantil permite que todo el mundo juegue con las mismas cartas.
  • Conocer a la competencia. A su vez, una empresa que cumple la normativa tiene la oportunidad de conocer a la competencia y aprender de ellos, además de aprovechar todos los defectos que puedan sacar a la luz para sacarle rendimiento.
  • Penalizar a quien se salta las normas. Además de establecer una normativa fija que sea igual para todas las sociedades mercantiles, el Registro Mercantil también cuenta con un equipo que sanciona a todos aquellos que puedan saltarse las normas.
  • Poder analizar el sector. Más allá de todo, y siempre que las diferentes sociedades mercantiles de cualquier sector cumplan con la ley, ya es posible poder tener un análisis de un sector determinado.

En este sentido, todo emprendedor que quiera entrar en un sector puede analizar las diferentes fichas que se establecen en cualquiera de las diferentes empresas que componen un sector de negocio. Con ellas, es posible obtener mucha información sobre el estado de cuentas de las compañías, el dinero que invirtieron inicialmente cuando crearon la sociedad, el organigrama general que han elegido para su compañía y muchos más datos. La idea es conocer tanto los aciertos como los errores para facilitar la toma de decisiones. No olvides que una ejecución ágil es fundamental en estos primeros momentos en que creamos cualquier tipo de compañía.

Cómo acceder al registro mercantil

Antes de explicar las diferentes opciones sobre cómo acceder al Registro Mercantil es necesario tener claro varios conceptos. Por un lado, que este tipo de registro es totalmente público aunque para acceder a la información es necesario recibir un previo pago ya sea a través de un medio telemático o de una forma totalmente presencial. Las razones que nos pueden llevar a consultar este registro son varias. Por ejemplo, si somos un emprendedor como hemos visto en el caso anterior quizás debemos cerciorarnos que la denominación social que acabamos eligiendo está disponible. En otros casos, también necesitamos información del sector como hemos mencionado anteriormente o asegurarnos que nuestras cuentas anuales cumplen con todas las condiciones necesarias para pasar el examen. La finalidad principal es ser totalmente transparentes ante la ley y ante el resto de empresas y, a cambio, dar ventajas a todos aquellos dispuestos a cumplir con su compromiso.

Una vez introducidos estos matices vamos a conocer cómo acceder al registro mercantil. Si queremos acceder a él normalmente es porque queremos obtener cierta información de alguna compañía en concreto. Por esta razón, será recomendable conocer el CIF de la empresa que estamos investigando, y si además tenemos el número de NIF del administrador, también será mucho más sencillo. Una vez tengamos esto, accederemos a la página web del Registro Mercantil donde deberemos darnos de alta mediante alguna de las siguientes dos opciones. Por un lado, podemos optar por ser usuarios premium si necesitaremos acceder en más de una ocasión. Con este tipo de usuario, obtendremos la posibilidad de pagar una mensualidad y tener acceso ilimitado a la plataforma. En cambio, si no haremos un uso tan frecuente de este tipo de plataforma podemos optar por hacer pagos puntuales. Únicamente nos cobrarán por los diferentes informes que solicitemos. También existen otro tipo de plataformas externas que son algo más caras pero que te realizan todas las tareas de análisis de las cuentas anuales y nos ahorra trabajo si no sabemos como llevar a cabo este tipo de tareas.

Elijamos lo que elijamos obtendremos la misma información del Registro Mercantil. Inicialmente, podemos utilizar la firma electrónica de nuestro DNI para posteriormente convertirnos en usuario abonado. Una vez estemos dentro de la plataforma ya podremos acceder a toda la información que nos puede proporcionar este registro, además de como hemos mencionado anteriormente, el Registro de la Propiedad. Una vez tengamos la empresa seleccionada, tengamos en cuenta toda la información que podemos obtener del Registro. Las cuentas anuales están disponibles hasta con cinco años de anterioridad. Por tanto, podemos llegar a hacer un balance de la evolución económica que ha tenido la compañía en este tiempo y saber si ha tenido un crecimiento económico o una recesión. Cuando queremos información sobre un sector deberemos agrupar las compañías de ese mismo sector y pedir toda la información que tengamos a nuestra disposición para su posterior análisis. Antes de pedir y elegir aquellas empresas que más nos interesen analicemos el sector en profundidad. El público objetivo, el número de la competencia y la metodología de producción que se utiliza en esta área de negocio. Sin duda, nos servirá de referencia si queremos emprender alguna compañía y contribuir al PIB del país y de la economía.

En cambio, si queremos saber las últimas inscripciones que se han producido en el Registro Mercantil solo podremos saberlo de los últimos 30 días. Sin pagar solo tendremos acceso a la información básica del registro. El precio al acceso de los informes puede variar entre los 6,5 euros y los 30 en función del tipo de información a la que queramos acceder. En este sentido, cuánto más alta sea la cantidad y el importe que abonemos mayor será la información. A este tipo de informes se puede acceder mediante un correo electrónico o a través del sitio web. Los informes a los que accederemos son totalmente individualizados y a nuestra completa disposición. Además de a través de Internet, también podemos acceder a estos informes de forma presencial. Solo es necesario acercarnos a la oficina más cercana que tengamos del Registro Mercantil. En este sentido, contar con la información de cualquier empresa está a nuestro alcance ya sea a través de un ordenador o de un teléfono móvil o de la oficina más cercana. Si queremos información solo hace falta pedirla.

 

¿Te ha gustado?