Las encuestas son un mundo más amplio de lo que imaginas; no te detengas a pensar en el básico patrón de lo que es, o sea, por lo que la conocemos en general. Dependiendo del objetivo que trae su realización, la información que se quiere obtener, el sector al que va dirigido y muchísimos otros factores; estaríamos en presencia de una u otra estructura de encuesta.

Pero eso, no es lo que realmente importa. Lo que interesa es llegar a las preguntas justas que te posibilitarán valiosa información; y no exagero, es valiosísima. Teniendo de su lado el hecho de ser anónima, puedes estar seguro de que, será honesta y confiable. Debido a su brevedad, permite mediante sencillas preguntas, obtener los datos que buscas con exactitud y sin incomodar al encuestado.

¿Una herramienta de Marketing?

Las grandes compañías no subestiman esta herramienta, en ella podría estar la respuesta de cómo lanzarse a la competencia o cómo reinventarse. Creerás que esto es más fácil de saber contratando a un especialista en marketing, pero ellos son los primeros en recomendar la encuesta para saber la opinión de los propios consumidores. No solamente es útil para ayudar en el crecimiento de empresas, sino también para saber cualquier tipo de información en masa, en escuelas, o dentro del personal de entidades laborales.

Aprende a elaborar las mejores encuestas

De una manera amplia (sin importar el propósito que persigues), te invito a saber lo más importante a la hora de elaborar una de estas, para sacarle el mejor provecho y obtener los datos que verdaderamente te hacen falta. Una vez sepas cómo hacerla, te diré para qué puedes usarla.

encuestas

Tipos de encuestas

Te encontrarás algunas clasificaciones que se dan por el medio en que se efectúan, por el objetivo que tienen; pero estas dos que te muestro a continuación son las básicas. A partir de estos tipos es que se desarrollan.

Encuesta cerrada

En esta, el elaborador decide las opciones que existirán para responder. Para este tipo, se debe hacer previamente una buena investigación, de modo que, las variantes que se propongan sean las más solicitadas, y a la vez contrariadas.

Por ello, además, suele agregarse “otros” al final de cada pregunta, permitiendo poder decir que no se está de acuerdo con ninguna de las alternativas. Si se estudia bien el sector al que se dirige y las posibles respuestas, se podrían tener buenos y exactos resultados, con facilidad para los conteos y las conclusiones.

Encuesta abierta

En este modo, encontrarás que la conformación es bastante diferente. A pesar de que puede presentar rasgos de la anterior mencionada, se caracteriza por permitir el libre albedrío a la hora de responder las interrogantes.

Los encuestados pueden exponer lo que piensan, dentro de los márgenes que se ofrecen. Todo ello tiene ciertas ventajas, como son: conocer con precisión la opinión de la persona que recibe el cuestionario o saber a través de la misma, nuevas alternativas en las cuales no habías pensado.

Sin embargo, también tiene su lado no tan positivo. Y es que, al ser abierta, podrías tener problemas para recopilar la información de forma concisa; el proceso para llegar a conclusiones podría tornarse más lento. Tenlo en cuenta a la hora de trabajar con este tipo de encuesta. Más adelante, te ofrezco trucos para ello.

Nota: Hay dos maneras muy recurrentes de llevarlas a cabo, en papel y virtual.

Encuesta en papel y en modo virtual

A pesar de que las tecnologías ganan terreno cada vez más, muchos siguen prefiriendo las físicas. Sin embargo, puedo decirte que las virtuales agilizan la contabilidad y los resúmenes.
Un dato importante es que sepas qué tanto abarcan los medios electrónicos en la comunidad donde se realizará la encuesta. Si es una zona donde no muchos tienen acceso a Internet, entonces te sirve la que se hace con lápiz y papel. Tu objetivo es llegar a las personas indicadas.

Instrucciones para elaborar tu encuesta perfecta

1. Investiga respecto al tema que englobará tu formulario. Pregunta a especialistas relacionados si tienes la posibilidad; si no, indaga en Internet.
2. Plantéate qué quieres saber. Haz una lista de lo que más te interesa conocer, mediante interrogantes. No tienen que ser las definitivas; te pueden ir sirviendo de brújula.
3. Reduce tu lista. Si esta asciende a más de 20 preguntas, debes quitar algunas. Te recomiendo entonces, que subrayes las que consideres más imprescindibles dentro de las que ya tienes. El objetivo es que tengas de 5 a 10 preguntas; así, la encuesta transmitirá comodidad e invitará fácilmente a ser respondida. Las que son demasiadas largas desagradan, incluso visualmente.
4. Trata de que todo el contenido se ajuste a un solo lado de la hoja. De esta manera, das a entender que es una encuesta rápida y sencilla; por lo tanto, no quitará demasiado tiempo a la persona.
5. Utiliza un formato de letra moderado. Ni muy grande, ni tan pequeño (este último es fatal). Una buena idea es que las preguntas estén en “negrita” (ligeramente más engrosadas que el resto), y las opciones que ofreces en cada cuestión estén en letra normal. Así ayudarás a delimitar visualmente.
6. Si tu encuesta es abierta, o contiene rasgos de esta, tendrás que utilizar espacios vacíos para la escritura. Estas rayas trazadas, permitirán al encuestado exponer ciertas ideas propias. ¡Es importante que las rayas no pasen de dos! Y siempre que puedas, que sea solo una por pregunta. No te servirá de nada tener un montón de información (en su mayoría toda nueva y diferente). Nunca terminarías de organizarla para extraer conclusiones.
7. Coloca pequeños cuadros vacíos delante de cada opción a marcar. De esa manera, el encuestado dibujará la “X” solo ahí, y no al final o en cualquier otra parte. Es fundamental que también utilices estos cuadritos para las virtuales.

encuestaIntenta ser Neutral

  1.  Nunca sugestiones. A veces, de manera inconsciente, en la propia cuestión puedes dejar ver lo que quieres por respuesta. Por ejemplo: “¿Qué número le das al gran mejoramiento de nuestros servicios?”. Te recomiendo que seas más parcial. Recuerda que, en un final solo buscas la verdad.
  2. Sé breve y motiva a la brevedad. Esto significa que no te excedas en las interrogaciones. A la vez, comienza con enunciados de: “en pocas palabras”; “describe con un adjetivo” o “sea conciso”. Para las cerradas, asegúrate de comenzar con: Marca una sola opción en cada pregunta (o dos); en dependencia de lo que quieras.
  3. Usa el mismo lenguaje del sector al que te diriges. Si se tratara de una escuela de adolescentes, no sería práctico que presentaras el formulario con palabras rebuscadas o de difícil entendimiento.

¿Para qué te servirá la encuesta?

  1. Saber cómo piensa la mayoría.
  2. Conocer hacia dónde se dirige el consumismo.
  3. Indagar en las preferencias actuales.
  4. Saber información que suele despertar vergüenza al hablarse en persona (sexo, maltratos, drogas).
  5. Estar asegurado antes de lanzar una idea, proyecto o negocio.
  6. Mejorar entidades.
  7. Incrementar ventas.
  8. Crear productos con excelente probabilidad de ser aceptados por las masas.
  9. Hacer conteos y estadísticas.

encuesta

Consejos

  1. Siempre es bueno pedir ayuda a un especialista en marketing.
  2. Contrata a personas de confianza para divulgar tus encuestas. De la misma manera, para su conteo y estudio, busca personal (o amigos) que no truquen los resultados.
  3. Para las encuestas abiertas, te recomiendo que las hagas virtuales. Muchas personas (y más si es en una entidad donde todos se conocen) se cohíben de responder estos formularios, donde de forma muy fácil se podrían identificar sus caligrafías.
  4. Si tu empresa es reconocida, es bueno que utilices una buena calidad de papel, o un adecuado diseño (en caso de ser virtual).
  5. Cuida la imagen de tu negocio.
¿Te ha gustado?