La vuelta al cole es considerada, por muchos, como el regreso a la rutina. Los niños vuelven a estudiar a sus respectivos colegios y los padres a trabajar como ocurre durante gran parte del año. Además, también es el fin de una época complicada para muchos padres que tienen que recurrir a sus abuelos para tener a algo con quien dejar a los pequeños mientras ellos acuden a sus obligaciones laborales a excepción de ese mes que cogen vacaciones, si lo hacen durante algunos de los tres meses veraniegos que los niños y adolescentes tienen fiesta y donde en numerosas ocasiones tienen que superar el aburrimiento de tantos días festivos. A medida que se acerca el inicio de un nuevo curso escolar, sin embargo, los padres también tienen que preparar una partida de gastos para todo lo que se debe comprar.

¿Qué es la vuelta al cole?

El centro de asesoramiento de consumidores (OCU) realizó una encuesta recientemente que concluyó en que las familias españolas destinan entre 1.900 y 5.000 euros anualmente en cada hijo, en la denominada vuelta al cole después de disfrutar del verano. Este fenómeno se da especialmente durante cada mes de septiembre, en las semanas previas al inicio de una nuevo curso escolar y donde las familias se centran exclusivamente en adquirir todos los libros y material que necesitan sus hijos para realizar las determinadas actividades que tienen que llevar a cabo. Obviamente, el gasto también dependerá del centro al que esté inscrito su hijo. Por lo general, los de carácter privado suelen requerir una partida de presupuesto más elevada, aunque ya va también marcado por el precio de la matrícula que tienen que asumir los propios padres para pagar la matrícula del curso escolar.

En este caso, también es importante hablar con el resto de padres para compartir gastos entre todos si pudiera ser necesario. También pueden repartirse las tareas entre los diferentes adultos. Aunque no se compartan gastos también es importante para segmentar lo que hay que comprar y, de esta forma y como veremos posteriormente, que cada uno se encargue de una parte. Como tendremos que ocuparnos de menos material, y de algo más concreto, podremos ver con mayor profundidad cuál es el mejor sitio y el mejor precio para afrontar dicha compra con mayores garantías.

De hecho, los partidos políticos en España como Ciudadanos ya están intentando que sea algo normal que los libros se pasen de generación en generación. Se ahorra en todos los sentidos: dinero, papel y tiempo. Por ello, también es importante enseñar y educar a los niños a cuidar los libros. Esto no es posible si el niño se dedica a dibujar y escribir en el propio libro, haciendo inútil que el siguiente que lo va a coger pueda seguir sus pasos y, por tanto, aprovecharse del mismo libro. Para conseguir este propósito de ahorrar en la vuelta al cole es necesario que todos participen ya sean padres, madres, abuelos o niños. De hecho, por televisión ya se han hecho campañas de concienciación que tienen como meta el ahorro económico en un contexto de crisis económica profunda para todos los españoles.

Ventajas de ahorrar dinero con la vuelta al cole

Con todo, ahorrar dinero con la vuelta al cole tiene enormes ventajas para todas aquellas familias que apuesten por un techo de gasto que les permita ahorrar cuando sus hijos regresen a sus obligaciones estudiantiles. Las más destacadas son:

  • Aprovechar dinero para otros fines. El dinero que nos ahorramos en el material escolar es perfectamente utilizable para otros ámbitos. Incluso, a largo plazo podemos llegar a recaudar el dinero necesario para unas vacaciones.
  • Compartir con otras familias. Quizás, en nuestro caso, podamos permitirnos el gasto escolar cada año pero hay familias que por sus circunstancias les es complicado. Si optamos por compartir el material también les echaremos una mano a nivel económico.
  • Ayudar al medio ambiente. Obviamente, compartir los gastos con otras familias y aprovechar material de otras generaciones también nos permitirá hacerles un favor a la naturaleza, especialmente en un contexto de alta contaminación.
  • Satisfacción personal. Obviamente, se suele decir que cada uno recoge lo que siembra. Si ayudamos en algún momento a otra familia, puede pasar que en otro momento seamos nosotros a los que nos ayuden. Sea como sea, siempre quedará el sentimiento de satisfacción personal.

Estas ventajas son suficientes para pensarse y dedicar tiempo a la hora de intentar ahorrar en la vuelta al cole de los niños. Como se ha dicho anteriormente, es necesaria la colaboración de toda la sociedad para conseguir este objetivo de ahorrar un dinero en la vuelta al colegio. Si uno de los actores falla en su cometido, nadie podrá beneficiarse de este esfuerzo colectivo que se puede llegar a hacer por parte de todos los participantes. Es una forma de hacer dinero.

Cómo ahorrar con la vuelta al cole

El principal consejo que dan los expertos para no derrochar dinero con la vuelta al cole es muy simple: ser previsor y no dejarlo todo para última hora. Para ello, si se tiene más de un hijo, y ambos van al mismo centro escolar, no está de más que el mayor reciba una educación basada en el reciclaje y la reutilización y que impedirá tener que comprar exactamente los mismos libros unos años después. Además, la madre Tierra también te lo agradecerá, especialmente ahora donde la contaminación acecha con fuerza. Si somos previsores también conseguiremos otro hito muy importante: tener la capacidad de comparar precios entre las diferentes marcas. Este es uno de los grandes problemas en nuestro país a la hora de comprar. Cogemos el primer producto que encontramos sin fijarnos en el más barato. Además, no debemos olvidar que muchas Comunidades Autónomas dan una importancia muy grande a que el acceso a los libros de texto sea universal para todas las familias y sus hijos puedan tener la capacidad de estudiar. En este sentido, si te informas puedes encontrar una subvención por parte del gobierno autonómico, e incluso para este siguiente curso también está previsto aprobarse un plan de gratuidad para los libros de texto.

Estando a finales de curso, no hay que olvidar que las subvenciones se deben pedir con tiempo y antes de iniciar el curso siguiente. En este caso, también es necesario ser previsor y tomarse las cosas con tiempo para poder realizarlo a través de la web del Ministerio de Educación. Sin embargo, no es necesario que se presten los libros entre hermanos. Puedes tener algún conocido que tenga algún hijo en el mismo colegio que el tuyo, pero en algún curso más avanzado. En este sentido, también puedes pedirle que te preste los libros para ahorrar costes. Si no te los da a ti lo más seguro es que los tenga en la estantería acumulando polvo. Antes del inicio del curso puedes forrarlos para conservarlos mejor y poder sacarles un mayor partido. Otro de los grandes problemas a la hora de pasar los libros de generación en generación se encuentra a la hora de escribir en los libros. También debemos ser capaces de educar a nuestros hijos en este sentido. La proliferación de las redes sociales e Internet también ha puesto en marcha otras iniciativas. En la red existen sitios web que permiten alquilar los libros a un precio menor. Tanto si necesitas adquirirlos como ponerlos a la venta, este sitio es ideal para ello. El lugar de compra también es muy importante. Muchas veces tenemos la creencia equivocada que comprando en grandes superficies encontraremos mejores precios pero no siempre es así. De hecho, muchas de las mejores gangas se encuentran comprando en las pequeñas librerías más artesanales y modestas en los barrios de las grandes ciudades. Por ello, volvemos a lo de siempre. No lo dejes todo para última hora porque lo acabarás comprando en el primer centro comercial que encuentres y no te garantizarás el menor precio.

Al igual que se puede reutilizar los libros, también puedes hacer lo mismo con el material escolar, véase ropa para educación física o las batas para realizar actividades de laboratorio. También se puede hacer lo mismo con los archivadores o la mochila. Para muchos niños, especialmente de mediana edad como de 11 o 12 años, les encanta estrenar material nuevo en su vuelta al cole que también significa volver a reunirse con muchos amigos que no ven desde que finalizó el curso el pasado mes de junio. Sin embargo, tienen que aprender a valorar el dinero y entender que reutilizar lo de su hermano es mucho más provechoso. Otra de las medidas que te recomendamos es repartir las compras. Como hemos dicho anteriormente, la vuelta al cole se lleva gran parte del presupuesto de muchas familias en un corto espacio de tiempo pero, en muchas ocasiones, compramos cosas que los niños no van a utilizar hasta el segundo o tercer trimestre. Este es otro de los grandes errores. Podemos comprarlo a lo largo del curso, repartir el gasto y quizás, incluso al estar fuera de temporada alta, encontramos un precio menor. En este sentido, existen muchas medidas que podemos llevar a cabo para conseguir precios menores a la hora de adquirir material escolar.

¿Te ha gustado?